resonancias.org

Homenaje
09 04 2012
La tarea del traductor por Kenneth White

Imaginemos una noche violeta y rosa en Delhi (¿o era más bien en Lahore?) en el siglo XVII. Dara Shiko, místico humanista, hijo mayor de Sha Jihan y de Mumtaz Mahal, acaba de terminar, con la ayuda de algunos eruditos y letrados hindúes, un trabajo que ocupaba su interés desde hacía bastante tiempo: la traducción al persa de los Upanishads. El manuscrito terminado recibió el título de Sirr-i akbar, el mayor misterio, y el libro ocupó un lugar, como lo quería Dara, entre los libros que todo musulmán debe conocer. (La versión española de este texto fue publicada el 27/05/2005 en El País Cultural de Montevideo). Continúa en la página interior.

Copyright: Kenneth White