resonancias.org

Poesía
11 08 2014
No solo de pan vive el hombre por Adolfo Pavón Cabrera

En efecto, no solo de pan y de afectos, también de metáforas y retórica con la que poder horadar esta vida defectuosa en ocasiones, perfectamente válida en otras —las menos—, en definitiva de poesía con la que alimentar ese milagro diario que se nos anuncia entre versos esclavos de todos los relojes. Y es que, como bien dice Adolfo Pavón Cabrera (Madrid, 1978), los poetas somos animales de costumbres envueltos en el anonimato de los parques y las aceras, casi alter-egos de ese Señor Meursault de El Extranjero, prisionero sin grilletes de su propio entorno anti-poético y caústico. “Como no veíamos la esperanza / tuvimos que inventarla”, magnífico leitmotiv con el que comenzar toda una historia marcada por la desconfianza en el mundo que nos han querido vender a toda costa, en esa civilización neoplatónica sin sustancia última a la que adherirse, cuasi sin alma a la que redirigirse en los malos tiempos. No es vanguardismo querer rascar la belleza de lo cotidiano, no es escepticismo querer adoptar otras banderas más oficiosas, no es sino poesía querer plasmar la fe recobrada tras la última de todas las tormentas. No solo de pan vive el hombre… Boris Rozas.

Copyright: Adolfo Pavón Cabrera

ACERCA DEL AUTOR
Adolfo Pavón Cabrera

Adolfo Pavón Cabrera (1978), madrileño de nacimiento pero fuenlabreño de corazón. La política y la cultura han sido los ejes de su vida. Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración, carrera que más que frutos económicos le ha dado una mirada crítica del mundo, ha desarrollado sus inquietudes a través de diferentes formas de expresión. Una de ellas ha sido la radio, donde dirigió y presentó dos programas, dedicados a contenidos sociales, poéticos y creativos. De la mano de Deskoncierto, grupo de rock urbano del que formó parte cuatro años, empezó la pasión por la música con contenidos sociales. Más tarde, con sus amigos del grupo Creciente, vino la apertura a nuevos horizontes musicales y artísticos, de los que destacan la búsqueda de la belleza en lo cotidiano. Sin perder nunca una línea crítica que plasmó colaborando en la organización de varios conciertos contra el racismo. En 2006 formó parte del Foro Crítico Cultural de Fuenlabrada, generando grupos de debate, creación literaria y crítica social.