resonancias.org

Arte
01 06 2015
Dos exposiciones de la artista peruana Olga Luna en París

La primera lleva el título de “Pliegues” y se inaugurará el 4 de junio en el municipio del distrito VI de París; está formada por tres series de obras realizadas por la artista Olga Luna y la segunda, en la Galería Lansberg de la rue de Seine en el mismo distrito. Con respecto a la exposición “Pliegues”, en primer lugar, una serie de muros muestra una parte del trabajo de plegado realizado en lienzos de lino preparados y pintados. Cada caja de madera, también pintada, recibe un plegado y es el expositor de estos lienzos que se convierten en auténticas pinturas tridimensionales. Cada una está creada como una obra de pleno derecho, al mismo tiempo que se integra en una composición global. (Continúa en la página interior).

Esto se llamaba pajarita, creo, pajarita de papel, y sin embargo, al mirar el diccionario, la palabra designaría más bien los aviones que hacíamos volar en clase o en el patio del recreo, mientras que aquí, se trata de una hoja plegada en la que se deslizaban los dedos en cuatro compartimientos que se manipulaban de dos en dos, contando o descontando, y en un determinado punto el movimiento se paraba, aparecían facetas, con su dibujo o su sigla, y se levantaba la cara interior del compartimiento detrás de la cual se encontraba un mensaje. ¿Qué preguntábamos? ¿Cuál sería el destino, el azar, qué declaración de amor, qué suerte o mala suerte? No lo recuerdo. Sólo queda la visión de los gestos, rápidos, casi imperceptibles, y la parada brusca. Como la modesta ruleta de un juego de azar reducida a cuatro caras. (Continúa en la página interior).
Texto traducido del francés al español por Javier Lillo del Valle.

Copyright: Bernard Comment

ACERCA DEL AUTOR
Olga Luna

Olga Luna (Lima, 1947) reside en París desde 1972. Realizó sus estudios en la Escuela Normal Superior de Bellas Artes de Lima (1962-1968) y después residió en Madrid (España), donde llevó a cabo investigaciones en el Museo del Prado (1969). Prosiguió sus estudios en varios países europeos y de Asia, antes de instalarse en París en 1973. Después de haber explorado diferentes tipos de figuración, Olga Luna incorporó en sus obras elementos geométricos abstractos y, desde de 1985 utiliza regularmente arcilla en sus composiciones. A partir de 2001, su trabajo sobre los materiales, las formas y la luz la condujo a realizar una serie de obras en torno a la temática del Arlequín.