resonancias.org

Arte
03 08 2015
Julio Le Parc, impulsor de un arte tecnológico por Saúl Yurkievich

Tres virtudes –actualidad, popularidad, apertura- contribuyen a valorizar las nuevas tendencias del arte cinético. Combinado ahora con la luminotecnia, añade a la luz ambiente todos los registros de la luz artificial. Aprovechando las posibilidades de los motores eléctricos, al movimiento ilusorio que da la inestabilidad de nuestra percepción óptica agrega el movimiento real. La obra de arte abandona su milenaria quietud física, cambia de conformación y utiliza como lenguaje los recursos más actuales de esta era tecnológica. Pocas expresiones de arte contemporáneo cuentan con mayor afluencia de público que las cinéticas. Espontáneamente el espectador común se siente atraído por estas muestras que prolongan en el museo o en la galería el ámbito nocturno de una gran ciudad.(Continúa en la página interior).

Copyright: Herederos Saúl Yurkievich

ACERCA DEL AUTOR
Julio Le Parc

Julio Le Parc, Mendoza (Argentina), 1928. A los 13 años, viaja con su madre a Buenos Aires para preparar el ingreso a la Escuela de Bellas Artes. Abandona la escuela en 1947 y estudia el arte concreto y el espacialismo de Lucio Fontana. En 1954, ingresa en la Escuela Superior de Bellas Artes. En 1958, obtiene una beca del Servicio Cultural Francés y viaja a París. Allí toma contacto con la galerista Denise René, los artistas Vasarely, Vantongerloo y Francois Morellet. En 1960, funda el GRAV (Grupo de Investigaciones de Arte Visual) con Hugo Demarco, F. García Miranda, Horacio García Rossi, F. Molnar, F. Morellet, S. Moyano, F. Sobrino, J. Stein e Yvaral. Obtiene, en 1964, el Premio Especial (adquisición) del Premio Internacional Torcuato Di Tella de Buenos Aires. El GRAV realiza varios Laberintos y en 1966 “Une journée dans la rue”, experiencia participativa organizada en distintos lugares de París. Ese año recibió el Gran Premio Internacional de Pintura en la XXXIII Biennale di Venecia y en 1967 presenta su primera retrospectiva en Buenos Aires en el Instituto Di Tella. En 1968, como integrante del GRAV, presenta “A la búsqueda de un nuevo espectador”, en Dortmund, Alemania. Durante los sucesos de mayo del 68 en París, fue expulsado de Francia. Viaja por distintos países europeos para retornar después cuando la medida es levantada. Participa en la muestra “América Latina no oficial” en París y en la Bienal de Medellín, Colombia en 1970. Expone retrospectivas en las ciudades de La Habana, Dusseldorf, Montevideo, Caracas, Asunción, México, Estocolmo, Berlín, Madrid, Barcelona, Santiago de Chile y Porto Alegre. Desde mediados de los 1970, realiza trabajos sobre Modulaciones con variaciones de grises e incorpora colores, y más tarde la serie Alquimias. Entre 1999 y 2000 realiza en su país una gran retrospectiva en Buenos Aires, Mendoza y Córdoba. Sigue viviendo en París con su familia.