resonancias.org

Arte
07 12 2015
Los malos sueños de Wifredo Lam por Philippe Dagen

En el Centro Pompidou de París una retrospectiva que se abre oportunamente ilumina la obra del pintor cubano, que estuvo cerca del surrealismo y sin embargo liberado de esta corriente artística.
Le sucedió a Wifredo Lam (1902-1982), lo que sucede por desgracia a muchos artistas, cualquiera que sea su arte: verse atrapado por una definición tan fácil de recordar como también simplista. Sería "el mestizo del surrealismo" y su arte se explicaría por eso. Una de las cualidades de la retrospectiva que le ha consagrado el Centro Pompidou es que muestra cómo el artista y la obra son más complejos que lo que esta fórmula sugiere. Otro mérito, es la primera que se le dedica en un museo parisino desde el que tuvo lugar en el Museo de Arte Moderno de París en 1983, un año después de su muerte. Y una tercera, Catherine David, su curadora, ha compuesto conjuntos que revelarán al público el poder creativo del pintor. (Continúa en la página interior).

Copyright: Philippe Dagen, diario Le Monde de París

ACERCA DEL AUTOR
Wifredo Lam

Wifredo Lam, nació en Baguala Grande (Cuba) en 1902. Estudió en la Academia de San Alejandro de la Habana y después en la Academia de San Fernando de Madrid (1923) donde conoció a Picasso. En París, se relacionó con los surrealistas. Lam expuso en 1939 en la galería Pierre Loeb y trabajó en el estudio de Picasso. Ante la ocupación alemana de París, regresó a Cuba para consagrarse a la pintura. En sus viajes por el Caribe se interesó en los rituales del vudú haitiano y de la santería cubana incorporándolos a su imaginería pictórica. Expuso en 1947 en Nueva York. En 1951 Lam volvió a París, residió también en Italia, y falleció en la ciudad luz en 1982.