resonancias.org

Homenaje
06 12 2015
Fernando Arrabal: Elogio del provocador excéntrico por Juan Goytisolo

A España oficial nunca le han gustado los escritores y artistas que rechazan encarnar los pseudovalores nacionales y religiosos. Desde la creación del Santo oficio de la Inquisición por los Reyes católicos al final del siglo XV, todos los culpables del delito de reflexionar y de actuar a contrapelo de esos valores corrían el riesgo de atraer sobre ellos el castigo merecido: ver quemar sus libros a falta de no hacerlo ellos mismos. Por supuesto, las cosas han cambiado desde esa época pero hace poco durante la interminable dictadura del General Franco, la censura ahogaba cualquier tentativa de disidencia: novelas, poemas, dramas teatrales, acumulaban melancólicamente el polvo en el denominado Departamento de Orientación y Consulta del Gobierno. Como lo escribió Milan Kundera con relación a los regímenes totalitarios, la inmortalidad de los creadores se encuentra en los archivos de la policía de costumbres e ideas subversivas.(Continúa en la página interior).

Copyright: Juan Goytisolo

ACERCA DEL AUTOR
Juan Goytisolo

Juan Goytisolo (Barcelona, 1931). Novelista español. Estudia Derecho y en 1956 se instala en París, donde comienza a trabajar como asesor literario de la editorial Gallimard. Entre 1969 y 1975 imparte clases de literatura en universidades de California, Boston y Nueva York, actividad que continúa a lo largo de su vida. Es autor de una extensa y variada obra narrativa y ensayística, prohibida en España por la censura franquista desde 1963. Actualmente reside entre Marraquech, París, Estados Unidos y España. Sus primeras novelas, inscritas en las tendencias del realismo social de los cincuenta, son “Juegos de manos” (1954) y “Duelo en el paraíso” (1955). Su segunda etapa se abre con “Señas de identidad” (1966), donde abandona el realismo de su periodo anterior. Continúa con la “Reivindicación del conde don Julián” (1970), novela sobre el exilio, y “Juan sin tierra” (1975). Su interés por el Magreb y la civilización árabe aparece también en los ensayos “El problema del Sahara” (1979), “Crónicas sarracinas” (1981) y “Estambul otomano” (1989), así como en la novela “Makbara” (1979). El humor y la ironía aparecen en la novela “Paisaje después de la batalla” (1982) y en la autobiografía “Coto vedado” (1985). Otras obras suyas son “Las virtudes del pájaro solitario” (1988), “La cuarentena” (1991) y “Las semanas del jardín” (1998). Sus artículos periodísticos fueron recogidos en “Disidencias” (1977) y en “Contracorrientes” (1986). Ha recibido distintos reconocimientos internacionales, el Premio de Ensayo y Poesía Octavio Paz (2002) y el Premio Juan Rulfo (2004). Fue galardonado con el Premio Cervantes 2014.