resonancias.org

Cine y Televisión
01 10 2016
Director de cine peruano lleva a las pantallas la vida del poeta y guerrillero Javier Heraud

En el Perú, hablar del poeta-guerrillero Javier Heraud (1942-1963) es como hablar de Arthur Rimbaud (1854-1891) en Francia. Ambos fueron poetas precoces que dejaron obras inmortales, apreciadas en los ambientes literarios de Lima y París. El desenlace de sus existencias, sin embargo, sería diferente: Rimbaud, hastiado de la vida parisina y renunciando a la creación poética, termina como traficante de armas y muere en Africa a los treinta y siete años. Por su parte, Javier Heraud —cuyos padres eran de origen francés—, es matado por la policía en el río Madre de Dios cuando intentaba infiltrarse en su país. Cabalmente en su primer poemario, “El Río”, ya había profetizado su propia muerte: “Yo soy un río, voy bajando por las piedras anchas, / y bajando por las rocas duras, / por el sendero dibujado por el viento. / Hay árboles a mi alrededor / sombreados por la lluvia…”
El director de cine peruano Eduardo Guillot está rodando una película sobre los últimos años de Javier Heraud en la que relata su viaje a Moscú en 1961 para asistir al Foro Mundial de la Juventud, su paso por París —donde intentó estudiar cine— y su viaje a La Habana, en la que también quiso hacer estudios de cine al principio, pero terminó enrolándose en el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Aquí recibió instrucción guerrillera en los diversos campos militares de Cuba como centenares de otros jóvenes latinoamericanos. En 1963, dos grupos del mencionado ELN y del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) se trasladaron de Cuba a Río de Janeiro. Luego, continuaron en camión a Sao Paulo, por tren hasta Cochabamba (Bolivia) y, de allí, nuevamente por carreteras hasta la selva del Beni, en el norte de Bolivia, fronteriza con el Perú. Finalmente, atravesaron la selva virgen para llegar a las cercanías de Puerto Maldonado, capital del departamento de Madre de Dios.
Al anochecer del 14 de mayo de 1963, el grupo de vanguardia en el que se encontraban Javier Heraud, Alain Elías y otros cinco jóvenes sucios y extenuados se presentó al administrador de un Hotel para pedirle alojamiento. La Policía fue advertida de la presencia de siete “sujetos sospechosos” y cinco guardias llegaron al establecimiento para pedirles que les acompañaran a la comisaría. En el camino, Alain Elías disparó contra los policías hiriendo mortalmente a uno de ellos, tras lo que se dieron a la fuga. Patrullas buscaron a los prófugos durante toda la noche y tres guerrilleros fueron arrestados. El segundo grupo de retaguardia escuchó las noticias sobre los acontecimientos de Puerto Maldonado en una radio portátil y tuvo que regresar a Bolivia por la selva virgen.
En la madrugada del 15 de mayo, Javier Heraud huía con otro compañero en una canoa por el río Madre de Dios, pero las fuerzas del orden les interceptaron. Se entabló un tiroteo y dos guardias resultaron heridos. A la edad de 21 años, una ráfaga de metralleta acabó con la vida y el sueño de justicia del gran poeta Javier Heraud.

(El artículo de la página interior fue publicado el 12 de agosto de 2016 en el semanario Caretas de Lima).

Copyright: Semanario Caretas de Lima

ACERCA DEL AUTOR
Javier Heraud

Javier Heraud (Lima, 1942 — Puerto Maldonado, 1963). En 1958, ingresa en el primer puesto a la Facultad de Letras de la Universidad Católica del Perú. En 1960, es nombrado profesor de inglés en el Colegio Nacional “Nuestra Señora de Guadalupe”. Además obtiene, con César Calvo, el Primer Premio en el Concurso “El Poeta Joven el Perú”. En 1961, es nombrado profesor de Literatura en la Gran Unidad Escolar “Melitón Carbajal” y viaja a Moscú, invitado al Fórum mundial de la Juventud. Permanece en Rusia, conoce Asia y pasa luego a París y a Madrid. Retorna a Lima el mismo año. En 1962, viaja becado a Cuba para seguir estudios de cinematografía. En 1963, regresa al Perú como militante del Ejército de Liberación Nacional del Perú (ELN) y muere abaleado en medio del río de Madre de Dios (Puerto Maldonado), en el suroriente peruano. Póstumamente, obtiene el Primer Premio de Poesía en los Juegos Florales convocados por la F. U. S. M. (Federación Universitaria de San Marcos), con su poemario “Estación Reunida”. Es considerado el más alto poeta de la generación de los 1960. En sus versos, armoniosos y sutiles, transparenta su acentuada tendencia revolucionaria, es así que, sus obras sirven de modelo para la poesía revolucionaria. Sus obras: “El Río” (1960) (En este poemario, Heraud es representado por el río, además presiente su muerte: “Yo nunca me río de la muerte, simplemente no me da miedo morir entre pájaros y árboles”). “El Viaje” (1961), “Estación Reunida”, “Poemas de la Tierra”, “Viajes imaginarios”, “Poesías completas y homenaje” (1973).