resonancias.org

Literatura
07 08 2018
Mañana es el día siguiente (fragmento) por Mario Marín

Esta novela es una temporización de la crueldad a lo largo de un crecimiento. Un drama absoluto donde un hombre joven y ocioso, que practica el running por vicio y que atiende el huerto de un amigo, se empecina en una discusión con un vecino y transforma su vida, como quien cría palomas o colecciona sellos, en la de un sádico cruel. Esta novela cuenta, en la línea de un año, la relación de daño, aguante, amistad y resignación entre dos hombres. Samuel vive en un barrio de Huelva y acepta la planitud de su vida como el freno necesario a una juventud de excesos. Sin grandes contrastes, acepta trabajos ocasionales y colabora en asociaciones de voluntariado. Fidel es un artista plástico contemporáneo que monta su estudio en una urbanización setentera con muy pocos vecinos. Cuando sus historias se cruzan, el capítulo de las miserias humanas se descarga en una catarata de sordidez y brutalidad. Mañana es el día siguiente es una crónica del mal en estado puro. Una historia tan inmoral que su malvado desenlace provoca una sonrisa en el lector horrorizado. Y sonreír ante el mal no debe ser muy encomiable, aunque Stieg Larsson o Quentin Tarantino tengan tantos millones de seguidores.

Copyright: Mario Marín

ACERCA DEL AUTOR
Mario Marín

Mario Marín, Aroche, Huelva, 1971. Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla. Actualmente su desarrollo artístico lo desplaza de la literatura a la creación plástica en un ida y vuelta continuado y a veces paralelo. Desde 2001 publica en varias revistas de literatura y es premiado en numerosos certámenes, como el Relatos Cortos Ciudad de Isla Cristina en 2005, el Villa de Fuente de Cantos en 2007 o el Cosecha Eñe en 2012. Su obra aparece en varias antologías y en distintas publicaciones. En 2002 publica el híbrido “Mis lástimas preferidas” en la Editorial Cacúa; en 2003 “Le Petit Bubon” en la Editorial Essan y en 2015 “El color de las pulgas” con Ediciones del Viento. Invencionista por credo. Activista performer. Desarrolla proyectos. De sólida formación artística y escaso interés por la prudencia, plantea sus propuestas como escenarios estéticos y necesariamente desollados.