Poesía
01 09 2019
Topografía carnal del poemario "Primer Labio" de María José Mures

Erectos, frondosos, carnales y fogosos son los poemas de la poetisa María José Mures en su libro Primer Labio (1) que nos recuerdan y nos confirman el esplendor del deseo y las explosiones del erotismo a lo Pietro Arentino, epígono de las exquisitas, animales, convulsiones sexuales. Como de labios para afuera, la autora nos confiesa "Un beso caliente de tus sanguinarios labios / me rinde / me cuece / me tumba / y desnuda."
Labios del cráter, la imagen de la boca del volcán. Labios que dejan paso a la erupción presentida, al incendio inevitable, a la lava eyectada, a las cenizas ardientes del placer que queman y penetran desde el primer hasta el último labio, “el instante mismo como sombra de la pasión” (Musil). Hoy mujeres y hombres, menos encadenados a morales de biblias y sotanas, hacen del erotismo el resplandor de vivir, el iluminar los tiempos de cortos-circuitos palpitantes, y casi todos dispuestos a meter las manos en el horno como María José mete hasta las zetas de los diccionarios en las maneras y posiciones y topografías de los rincones. Si, más placer y menos reproducción, más erotismo y más comunicación cuerpo a cuerpo, beso a beso, hasta que todos los labios sean traspasados, mordidos, como las vocales de deseo y las lujurias mayúsculas del Primer Labio de ese volcán que es la escritura, la satisfacción: "Me vestí con la ropa que te gusta /aquella donde se perfilan mis senos / y mi pubis es visible. / Mordiste la punta del seno / cuando mi sexo humedecía...
Nada difícil llegar a la gramática de lo erótico, en la poesía y el arte de María José Mures que redefine lo sexual, como imagen y "fenómeno de ser" vida nueva, valor de intimidad, espacio interior de la metáfora jugosa, simbólica de los cuerpos, imagen de cuerpos excitantes o lánguidos, deshabitados de emociones, invadidos de ausencias de ese "ya no estás a mi lado corazón...” Placer de desnudar las monjas devorantes si son desnudos objeto de exploraciones y penetraciones. Cuerpos que terminarán en la cascada que se lanza al vacío como fin... su fluir se convierte en objeto del arte y de la poesía, en copulación de lo simbólico y lo erótico. Poseer y leer la poesía de Primer Labio donde María José expresa a través de su escritura, una praxis cotidiana del deseo, un impulso de escribir, desear y amar hasta el orgasmo, hasta la locura de los poros y las letras y la sinfonía de los temblores y gemidos del poema extenuado… "Mi cuerpo... / la ausencia... / mi cuerpo en tu ausencia, / tu sexo.../ mi boca..." Gerardo Luis Rodríguez (Bogotá, Colombia).

(1) Primer Labio, Betania, Madrid, 2018.

Copyright: María José Mures