resonancias.org

Web y multimedia
16 12 2009
La verdad escalofriante de Facebook por Pedro Merino
« volver

En la televisión estadounidense hubo reportaje todos los días con Joaquín López Dóriga (periodista mexicano) sobre Facebook, Hi5, Myspace, Sonico, etc. y lo peligroso que son. Después se publicó un reportaje diario en el periódico MILENIO, sobre cómo los secuestradores tienen como fuente de información directa y confiable a los blogs, Facebook y Hi5.

Entrevistaron a esos delincuentes y declararon que entran a la red para conocer los rostros, la casa, los carros, las fotos de viaje y saben el nivel social y económico que tienen quienes ahí aparecen. Ya en televisión uno de ellos manifestó que antes batallaban mucho para reconocer a sus víctimas, pero que ahora con Facebook y la información que ponemos voluntariamente en la red, ya no se confunden ni tienen que investigar en donde viven o en qué escuela estudian y a donde viajan y quiénes son sus padres, hermanos y amigos. Eso pasó con Alejandro Martí (joven mexicano muerto por sus secuestradores) que ponía muchas informaciones en Facebook. La familia acaba de cerrar su blog después de darse cuenta de la cantidad de información potencialmente peligrosa que el joven había puesto ahí con alegría y sin sospechar que estaba armando a quienes lo mataron. ¡Protejan a sus hijos y protéjanse ustedes, ya no pongan información peligrosa en la red!

La verdad sobre Facebook
Facebook está vendiendo la información de sus usuarios al mejor postor. Cito textualmente: “Lo que muchos usuarios no saben es que de acuerdo a las condiciones del contrato que virtualmente asumen al hacer clic en el cuadro 'acepto', los usuarios le otorgan a Facebook la propiedad exclusiva y perpetua de toda la información e imágenes que publican.”

De hecho, resalta el experto, los afiliados “automáticamente autorizan a Facebook el uso perpetuo y transferible, junto con los derechos de distribución o despliegue público de todo lo que cuelgan en su página Web.” Los términos de uso le reserva a Facebook el derecho a conceder y sub-licenciar todo “el contenido del usuario” a otros negocios.

Sin su consentimiento, muchos usuarios vieron que sus fotos fueron utilizadas en publicidad, transformando un comercio privado en endosos públicos.

Todo lo que sus afiliados publicaron, incluyendo sus fotografías personales, su inclinación política, el estado de sus relaciones afectivas, intereses individuales y hasta la dirección de la casa, se envía sin su autorización expresa a millares de otros usuarios.

Hay que creerle a Mr. Melber cuando asegura que muchos empleadores gringos al evaluar hojas de vida revisan Facebook para conocer intimidades de los solicitantes. La prueba que una página en Facebook no es privada se evidenció en un sonado caso donde la Universidad John Brown expulsó a un estudiante cuando descubrió una foto que mostró en Facebook vestido de travesti. Otra evidencia sucedió cuando un agente del Servicio Secreto visitó en la Universidad de Oklahoma al estudiante de segundo año Saúl Martínez por un comentario que publicó en contra del presidente…

Y para colmo de males, el asunto no termina si el usuario se decide a cerrar su blog. Aun cuando los usuarios cancelan la membrecía, sus fotos e informaciones siguen en línea, según Facebook, por si deciden reactivar su cuenta. Es más, el usuario no es retirado inclusive cuando fallece. De acuerdo a las condiciones de uso, los dolientes no pueden obligar que Facebook saque los datos e imágenes de sus deudos, ya que cuando el finado aceptó el contrato virtual le otorgó a Facebook el derecho de “mantenerlo activo bajo un status especial de conmemoración por un período de tiempo determinado por nosotros para permitir que otros usuarios puedan publicar y observar comentarios sobre el difunto.”

Sepan los usuarios de Facebook que son partícipes indefensos de un escenario los académicos califican como el espionaje más grande en la historia de estos últimos años. De paso se convierten de manera inconsciente en las víctimas del Big Brother que está observando todo y a todos. Alusión directa a la intromisión abusiva del Estado en los asuntos privados del ciudadano común para controlar su comportamiento social, tema de una novela premonitoria del británico George Orwell: 1984.

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Pedro Merino nació en 1967. Graduado en la Universidad de La Habana en 1994. Poeta y "contador de historias". Fue miembro del Proyecto Cultural Banco de Ideas Z, en La Habana, desde 1995 hasta 2002, mediante el cual tuvo promociones digitales y en papel reciclado. Publicó cuentos en las revistas cubanas Somos Jóvenes y Extramuros. Obtuvo el Premio de Novela Breve Juan March Cencillo 2003 en España con "Quinta de la Caridad (Operación Fula)". Tiene inéditas varias novelas policiacas.

 

 

 

 

indice
11 06 2019