resonancias.org

Cine y Televisión
01 09 2010
Fernando Arrabal en “Regression” película post-pánica por Iván Humanes Bespín
« volver

Del actor y director Joan Frank Charansonnet, en la presentación le acompañaban Jordi Sibón (productor de Junna Films y capitán Palomar en la película), Eugeni Roig (personaje de Gabriel), Silvia Puyol (enfermera María en el film) y Fernando Arrabal (el canciller en la película). Además su grabación contó con actores como Elsa Anka, Roger Pera o Santi Ibáñez, entre otros. ¿Cómo recibir Regression? Fernando Arrabal: “Esta película es excepcional. Esta película no es como las demás, y a lo mejor es por eso por lo que misteriosamente se me ha llamado a París y es por eso que he venido y tengo el honor de participar. De la manera más inmerecida”.

Y es que Regression apunta a ser desgarradora, punzante y transgresora. Una vez abierta puede convertirse en un manantial de polipoesía. Palabras con las que Joan Frank Charansonnet define el movimiento Post-Pánico que se representa en este film y que corresponde al armazón punzante del erizo del mar y a su carne sabrosa y cromática una vez abierto por la mitad. Es precisamente ese erizo de mar el que Charansonnet utiliza para definir el film y el nuevo movimiento. No hay mejor manera de representarlo gráficamente. Coguionista junto con Israel Gutiérrez Collado, Charansonnet ha dirigido Regression gracias a la colaboración de casi unos ochenta actores. Generada en un proceso de dos años, durante seis meses se trabajó en su redacción y en tres meses se trabajó intensamente con los actores para acabar de perfilarlo todo. El film se ha rodado en dos semanas y media, con unas 105 secuencias en diferentes localizaciones de Catalunya: Esparraguera, Tagamanent, Vallgorguina, Barcelona, etc.

Según su director, Joan Frank Charansonnet, Regressión no quiere ofrecer una lectura de un futuro donde el mundo ha cambiado demasiado. En ese futuro el hombre, el individuo, se encuentra paralizado. Y de ahí que el futuro en el film es más orgánico que tecnológico: naves industriales al uso, cadenas de montaje, científicos siempre cubiertos, evitando la exposición. El film se inicia en el 2039, en un segundo cambio climático mucho más agresivo que el actual y donde el hombre sólo puede salir a la calle durante un tiempo al año, sin vegetación, con colores anaranjados donde la esperanza de vida del primer mundo, pese al avance de la tecnología, disminuye y se sitúa en los cincuenta años. Durante el resto del año el hombre vive en refugio, escondido del exterior. Y el hombre debe colonizar otros territorios más allá de la Tierra; en el film Titán, una luna de Saturno. Ello se une a la creación del programa Regression, creado por Alicia Sachs (interpretado por Elsa Anka en el film) que busca el dolor más intenso del individuo; pues dicho dolor debe ser erradicado para acceder a otros planetas. Un programa, que a través del hipocampo, pone en contacto al individuo perfecto  con una vida pasada. Aquella que más le causó dolor. Y es que sólo un ser humano perfecto puede instalarse en Titán. Para creer en esta película debe creerse en la posibilidad de la vida pasada, en la esencia anterior al individuo actual, como cuenta su director. Y de ahí que el film discurra en diferentes tiempos: los años ochenta, la Guerra Civil española y el siglo X.

Sin duda un original planteamiento que es ejemplo del Post-Pánico y que tiene su raíz el día en que Joan Frank Charansonnet conoció a Fernando Arrabal en Moscú, cuando el director de Regression recibió el encargo de dirigir la obra de teatro Carta de amor (como un suplicio chino) por el Instituto Cervantes de Moscú, el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Teatro Ermitage. Hará ya unos nueve años. A partir de ahí comenzó una relación con múltiples colaboraciones entre ambos que ha desembocado en un guión y en su plasmación cinematográfica. ¿Qué sustenta y alimenta Regression? Acudamos a la esencia del Pánico. Fernando Arrabal en la presentación: “Conviene precisar que ha habido cuatro secuencias, cuatro avatares de lo que se ha llamado la modernidad. Y, por misterio, esos cuatro avatares son parisienses. A pesar de que el primero no se crea en París pero será movilizado por parisienses. Esos cuatro avatares son Dadá, surrealismo, pánico y ‘patafísica. Y el New York Times ha precisado que hay un solo superviviente de todos ellos. Y ese superviviente, sin ningún mérito por parte mía, misteriosamente, he sido yo. ¿Qué es lo que los une? No he conocido nunca a ningún provocador. Ninguno de nosotros ha sido nunca provocador. La provocación es un acto cretino, autodestructor, y no puedo imaginar a una persona del talento de Dalí, de Becket, de Duchamp, de matemáticos como Mandelbrot, o Louise Bourgeois haciendo este acto cretino que es la provocación. No podemos ser provocadores porque sabemos que la provocación no se puede programar. Hemos jugado siempre, hemos estado siempre apasionados por ese gran problema que es la confusión, que es el azar. ¿Qué pasa con la indeterminación? ¿Qué pasa con lo que dice Kurt Gödel? ¿Cómo podemos combatir la confusión? ¿Cómo podemos prever la indeterminación? Hemos intentado dar soluciones imaginarias. Nada de locura. La imaginación nos ha interesado siempre, como la memoria. Y es que la imaginación es el arte de combinar recuerdos. Y tengo la suerte y la desgracia de haber estado siempre con esos primeros avatares de la modernidad, que se han consagrado a la ciencia. Y hemos intentado dar soluciones imaginarias a la ciencia, pues no tenemos otras. El pánico no es una locura. La patafísica no es una locura”.

Regression se plantea el enigma y sufre la carencia de las grandes producciones para ser perla. Tras las voces y el alma de los actores, al acabar la presentación, tras las palabras del director reivindicando subvención para el cine independiente (¿Por qué si se quiere hacer cine de bajo presupuesto no se tiene derecho a la ayuda? ¿Por qué sólo la subvención para el cine y el teatro elitista?), hubo ceremonia de la confusión y erizos de mar violentos y sabrosos para todos los presentes.

Regression es la primera película que se rodará en España con sólo dos cámaras de fotos Mark 5D2, una tecnología que se basa en el especial efecto visual que generan las ópticas de la cámara de fotos. El presupuesto total de Regression es de 150.000 euros. La banda sonora del film ha sido elaborada por Andréa Nebel y el compositor inglés Moss (líder del grupo Freak XXI).

 

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Fernando Arrabal nació en Melilla (Marruecos Español) en 1932, de padre republicano y madre franquista. Su padre era oficial del ejército español. Desde 1954 reside en París. Algunos títulos de sus dramas: "El cementerio de automóviles", "La comunión solemne", "El arquitecto y el Emperador de Asiria"... Sus películas: “Viva la muerte", en la que describe su infancia, atormentada por la desaparición de su padre durante la guerra civil española y la dictadura franquista. Además es poeta y pintor, como lo muestra el voluminoso libro de arte, "Arrabal espace", editado en francés en 1993 por Ante Glibota, y que presenta su obra literaria, dramatúrgica, cinematográfica y artística. Recibió en España el Premio Nacional de Teatro 2001, el Premio Nacional de Literatura Dramática 2003 y en 2006 le concedieron la Legión de Honor francesa.