resonancias.org

Homenaje
03 05 2011
Semblanza de Jorge Camacho por Philippe Dagen
« volver



En 1952, Jorge Camacho empieza a pintar. Al año siguiente, viaja al país del surrealismo por excelencia, Méjico, tan apreciado por Antonin Artaud, Breton y Henri Michaux. Se familiariza allí con las culturas olmeca, maya y azteca, así como visita en 1958 en EE.UU. a los indios Hopi y Zuñi admirados aún más por Breton y Max Ernst. De esta manera, se construye solo un mundo de referencias y de predilecciones que resulta ser el del surrealismo —y eso mucho antes de haber conocido a ningún miembro del grupo.

El encuentro tiene lugar en 1959. Jorge Camacho se instala en París y toma contacto con su compatriota el escultor Agustín Cárdenas. En 1960, consigue hacer su primera exposición personal en la galería Raymond Cordier, siendo la galería surrealista más prestigiosa en aquel entonces. En 1961, es presentado a Breton y a la que era entonces su musa, la poetisa Joyce Mansour. Se une entonces al grupo y participa en muestras colectivas. Expone en primer lugar lo que define en 1960 como “osamentas negras inspiradas por un humor negro”. Posee un espíritu satírico que no se desmiente más tarde: en 1962, en la galería Cordier, su exposición “La Inmaculada Concepción de los papas” retoma el título de un panfleto anticatólico del escritor alemán Oskar Panizza (1853-1921).

En 1967, en la galería de Matthias Fels, sus lienzos mostrados dialogan con otro escritor, Raymond Roussel (1877-1933). Sus obras, sobre lienzo y sobre papel, se caracterizan por la precisión de un trazo que inventa formas desconocidas y las sitúa en espacios cuya vacuidad impide reconocer como paisajes. Un cromatismo de colores ahumados y marrones a menudo apagados es desgarrado por rojos y amarillos violentos. Se perciben a veces alusiones a la geología, a la entomología y a las culturas precolombinas, tan familiares para Camacho —alusiones a Tanguy, Miró o Roberto Matta en algunas ocasiones.

 

Tras el surrealismo, la alquimia.

Otras pasiones surrealistas, el esoterismo y la alquimia le atraen tanto como para participar a la realización de libros sobre esos temas, una Héraldique alchimique nouvelle en 1978, El búho filosófico en 1991 y 1997,  la edición de una obra del siglo XVII, el Typus mundi, colección de emblemas herméticos. En 1986, Camacho es invitado por Arturo Schwartz a participar en la Bienal de Venecia sobre el tema “Arte y ciencia, arte y alquimia”. Esas pasiones se armonizan con otras.

A partir de 1974, Jorge Camacho se dedica en parte a la ornitología. Viaja y fotografía pájaros, en Guayana, en Venezuela o en Mauritania. En 1975, se enamora de Andalucía, donde vivirá después una parte del año: por su fauna y su flora, pero también por el flamenco. Encuentra allí una parte de los motivos de su obra fotográfica, que presenta en la galería Matthias Fels en 1982 y en la galería Thessa Hérold en 1994.

Estas experiencias alimentan permanentemente su obra pictórica y su abundante actividad de ilustrador. Si la antología de sus poemas L’arbre alcide fue publicada en 1970 en colaboración con Hervé Télémaque y Wilfredo Lam, realizó numerosas ediciones muy valiosas para Joyce Mansour, Gilbert Lély, François-René Simon, Carlos Franqui, Rached Chaieb y el poeta haitiano Magloire Saint-Aude, que incluso ha traducido.

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Jorge Camacho, La Habana, 1934. A partir de 1952, se consagra a la pintura. 1953: En México se interesa a la cultura maya. 1959: Se instala en París. 1961: Después de haber sido presentado a André Breton, forma parte del grupo surrealista. 1962: “La Inmaculada Concepción de los papas”, exposición en París. 1965: Participa en la XI Exposición Internacional del Surrealismo. 1968: Se interesa por la Ciencia Hermética. Conoce a Eugène Canseliet (discípulo de Fulcanelli), a Bernard Roger y a René Alleau. 1978: Publica con Eugène Canseliet y Alain Gruger, “Héraldique Alchimique Nouvelle”, Ediciones Le Soleil Noir, París. 1986: fue invitado a la Bienal de Venecia 1986: Su obra figura en la exposición organizada por Artcurial, "L'Aventure Surréaliste autour d'André Breton". 1987: Con Fernando Arrabal, publica el libro "Rêves d'insectes", Ediciones La Pierre d'Alun, Bruselas. Desde 1971 hasta ahora, ha expuesto en París, en otras ciudades de Francia, Bélgica, Suiza, España, Marruecos, Perú, Venezuela y EE.UU. Fallece en París el 30 de marzo de 2011.