resonancias.org

Arte
06 10 2014
Oswaldo Vigas además de ser un gran artista era poeta por Jurate Rosales
« volver

Los pésames siempre son momentos en que uno no encuentra qué decir a sabiendas que nada de lo que diga, puede ayudar. Pero contar, alivia, y le pregunto a mi amiga de muchos años, Janine Vigas, cómo se defenderá, ella y su hijo Lorenzo Vigas, ahora que están solos, sin el padre, Oswaldo, fallecido en Caracas, a la edad de 87 años, e1 22 de abril del 2014, y sepultado en Valencia, Estado Carabobo.
-Cuénteme cómo fueron a Valencia.
-Después de tantos homenajes que recibimos en Caracas, que yo te digo sinceramente, no pensaba que teníamos tantos amigos y al final de ese primer día que fue un miércoles, hubo una misa en la Capilla del Cementerio del Este. José Antonio Abreu, cuando se enteró de la muerte de su amigo Oswaldo, mandó toda la coral del sistema... (se interrumpe, se le corta la voz, me habla en francés brevemente tratando de reflejar lo bello y especial del momento, de la música, de la misa...). Entonces Lorenzo y yo pensamos que el lugar donde debía ser sepultado Oswaldo era Valencia, en el mausoleo de la familia Vigas donde están su papá, su mamá, sus hermanos, sus sobrinos.
-¿Es el mausoleo Vigas Peña?
-Vigas Peña que es el nombre del esposo de la hermana de Oswaldo, ella es Vigas y su esposo es Peña. Y el clan Peña Vigas en Valencia es muy sólido, muy simpático, muy grande.
-¿Es en el Cementerio de Valencia?
-Sí. En el Cementerio Municipal de Valencia.
-¿Ustedes homenajearon al valenciano?
-Exactamente. Cuando llegamos a la funeraria, estaba llena de amigos y de familiares. Ya al día siguiente antes de ir al cementerio lo recibieron en la galería Braulio Salazar. Esa galería en realidad lleva el nombre de su compadre. Ese señor Braulio Salazar era el padrino de Lorenzo, era un gran pintor de Valencia junto con Oswaldo y junto con Wladimir Zabaleta. Hay tres importantes pintores valencianos: primero Braulio Salazar que murió hace unos cinco años; Wladimir Zabaleta murió el año pasado y ahora Oswaldo. Entonces en la galería Braulio Salazar se reunió la Universidad y las autoridades culturales de la ciudad, aparecieron uno o dos chavistas, la gente del Ateneo. Fue una velada de honor de parte de la Universidad, luego de parte de las autoridades culturales y luego las palabras de un gran amigo de Oswaldo. Así finalizó en la galería, después fuimos al cementerio con muchísima gente.
-Ahora está cerca de la mamá que tanto quiso durante toda su vida, que se llamaba Nieves Linares de Vigas y su padre el Doctor José de Jesús Vigas que fue un gran médico valenciano de Puerto Cabello, en la época de Gómez. El papá de Oswaldo tenía setenta años cuando él nació y la mamá tenía treinta.
-El papá de Oswaldo fue un médico muy famoso y también en la masonería de Valencia.
-¿Usted conoció a la mamá y no conoció al papá?
-Muchísimo a la mamá. Una persona extraordinaria. Oswaldo hizo un poema cuando su mamá cumplió cien años, pues ella falleció a la edad de ciento y un años. Oswaldo solía escribir poemas. Cuando llegamos a emergencia, él tenía mucha dificultad para respirar, pero inmediatamente, me pidió papel y lápiz y me dijo que quería dictar. Me dictó unos poemas, sensacionales, sobre la muerte sin decirlo.
-De parte de él, ¿fue una despedida?
-Él fue un enfermo insoportable, los médicos me decían que muy pocas veces habían tenido un enfermo tan difícil, tal vez porque él estudió medicina y sabía muy bien qué era lo que le ocurría. No sé, pero así fue. Llegó un momento en que se arrancaba los tubos que le colocaban, que probablemente por ahí entró la muerte (se reponía de una pulmonía y bruscamente, murió de un shock séptico).
-Nos olvidamos a menudo que Oswaldo era médico.
-¡Cómo no! Oswaldo se graduó de médico en 1951. La promoción fue Pastor Oropeza que lo tenía como su sucesor, porque Oswaldo iba a especializarse en pediatría. Pero rápidamente viajó a París, digamos que durante dos años más siguió los cursos de medicina en Francia, pero, bueno, practicó en Francia mucho con sus amigos latinoamericanos, que lo venían a ver cuándo les dolía la garganta, una cosa u otra, y Oswaldo siempre les decía que él practicaba la medicina poniendo inyecciones.
-¿Qué es lo que le resalta ahora, del recuerdo de Oswaldo?
-Su inmensa bondad y su pintura. Oswaldo, cuando supo que yo estaba embarazada se volvió un ocho, estaba muy angustiado. Él me decía, Janine tú sabes que mi vida yo la voy a consagrar a mi obra. Yo sé que tú te puedes ocupar de un hijo, pero piénsalo bien y luego en una entrevista de las últimas que le hicieron, que creo fue en la revista Hola de Venezuela, decía que siempre ha querido a Janine, pero la quería todavía más porque le había dado su mejor amigo que era su hijo Lorenzo. Porque Oswaldo y Lorenzo siempre tuvieron una comunicación muy, muy buena y ahora Lorenzo está sufriendo mucho con la ausencia de su padre.
-Oswaldo además de sus obras, tuvo la felicidad de la familia.
-Su familia lo quiso tanto, y luego yo, y luego Lorenzo, de verdad que Oswaldo siempre estuvo rodeado de la familia, nunca solo. Siempre fue muy querido. Hay una sola cosa que nunca olvidaré es que el hermano que lo seguía se murió muy joven a los 24 años, se llamaba Reinaldo. Nunca se supo si se suicidó o se murió de haber tomado muchas pastillas, porque él era esquizofrénico. Oswaldo hizo todo lo que podía con sus amigos médicos antes de irse a Francia, y bueno, Oswaldo se reprochó toda su vida el hecho de no haberse llevado a Reinaldo. Pero su hermano en Francia hubiese empeorado, porque necesitaba de la familia que lo ayudaba. Oswaldo frecuentaba de vez en cuando un psiquiatra amigo, para que lo sacara de esa profunda tristeza que él sentía por la falta de su hermano Reinaldo.
-Janine, en un grupo de fotos que Graciela Requena hizo en la casa de ustedes, hay un retrato de un joven. ¿Quién es?
-Es un cuadro del retrato que le hizo su amigo el pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín. Es el retrato de Oswaldo en el año 1956, en París.

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Oswaldo Vigas nació en Valencia (Venezuela) en 1926. A los 16 años, recibe el primer premio del Salón de Poemas ilustrados en Valencia y realiza su primera exposición individual. A partir de 1943, hace muestras individuales y participa en colectivas en los Ateneos de Valencia y de Mérida. En 1949, obtiene el 1er premio del Salón de pintura en el Ateneo de Valencia. Entre 1950 y 1952, expone varias veces en Caracas en el Museo de Bellas Artes. En 1952, gana el Premio Nacional de Artes Plásticas y el Premio John Boulton. A fines de 1952, fija su residencia en París, donde al principio estudia en la Escuela de Bellas Artes y después expone en galerías y museos. En 1964, regresa con su esposa francesa Janine Castès a Venezuela. Desde ese año hasta la fecha, sigue exponiendo sus lienzos, sus tapices, sus esculturas y sus cerámicas no sólo en su país natal sino en EE.UU., Francia, otros países