resonancias.org

Narrativa
02 08 2017
Manual de Pérdidas por Eva María Fraile Rodríguez
« volver

¿Cómo es la lectura de Manual de Pérdidas? Una lectura obligatoria. De hecho, mientras lo leía, pensé que podía ser perfectamente un libro recomendado para jóvenes estudiantes dentro de la asignatura de Lengua y Literatura. Por un lado, la calidad narrativa es muy alta, por otro, sensibiliza acerca de una enfermedad que está a la orden del día en el siglo XXI, y por último, remueve muchas emociones en el lector, instándole, entre líneas, a disfrutar del tiempo presente, a ser generoso y a decir las cosas a tiempo, entre otros.
Javier Sachez tiene un estilo narrativo muy curtido, haciendo un buen uso de las metáforas, las descripciones y el tono emocional de la novela. Especial mención ha de hacerse al exquisito vocabulario que maneja el autor, con una elegante terminología que nos recuerda a los escritores de antes, más preocupados por el cómo se dicen las cosas, y no tanto por el qué se dice de las cosas.
Con esto anterior no quiero asustaros, pues Javier también dice muchas cosas. Entre ellas, Javier nos habla del ladrón Alzheimer, de los libros antiguos, de un camino de vuelta y de la imparable vejez. Como psicóloga, he quedado sorprendida al ver tan bien expuesta las fases de esta enfermedad neurodegenerativa dentro de una obra de ficción. De una manera sencilla, e hilando a la perfección la trama, el autor va relatando los cambios y el desgaste que produce esta lacra tanto en el enfermo como en el cuidador. El enfermo de Alzheimer es nuestro protagonista principal, un coleccionista de libros antiguos. En un precioso gesto de despedida, decide devolver aquellos libros que le fueron regalados a las personas que lo hicieron, y así desprenderse de ellos a la vez que los recuerdos se desprenden de él. Con este escenario, podéis imaginar cómo se nos encoje el corazón, asustado y emocionado a la vez.
El libro también nos habla de la vejez, con respeto y cariño. Nos habla de las cosas que no hicimos, de las palabras que nos callamos y de las personas que un día conocimos. En una colosal metáfora, el autor nos departe al mismo tiempo sobre un pueblo que tuvo que ser deshabitado por una invasión de hormigas y de un cuerpo que también, de alguna manera, está siendo despoblado por la enfermedad. Javier, en todo momento, hace comparaciones poéticas que el lector, de ser aprovechadas, va a disfrutar mucho. Con este pueblo desolado, la antigua Avellaneda, atisbamos el primer guiño. También el ambiente árido de nuestra Extremadura, entre los dedos del escritor, es el segundo toque de trompeta para un lector que tendrá que mascar el barro, las ruinas, la tierra, y las arrugas en forma de metáforas.
Y hablemos de los libros, y el amor que esta novela les declara. Ellos son los héroes de la novela, pues ayudan a que el viejo protagonista emprenda un viaje de retorno a través de historias y personas. También la hija y cuidadora principal del personaje, es un ejemplo de amor, resistencia y paciencia hacia un ser que se va apagando. Y por supuesto, la memoria, aunque en esta novela no salga ganando, reclama su importancia a partes iguales. Pues la memoria nos golpea con fuerza, dejando entrever en las páginas atrocidades, desamores, dudas y nostalgia que se clavan en el lector como un puñal, dejando un sabor amargo al finalizar la lectura.
Y es que al final todo es amargo, pero también bonito. Es como si al mirar un desierto sin vida atisbásemos cierta paz entre la tierra apelmazada. Con ello cierras Manual de Pérdidas, un libro, que si te atreves a leerlo, dará aún más valor al resto de tu estantería, al resto de tus tesoros. Al fin y al cabo, algún día, todos nos convertiremos en polvo y quizá sea el mismo polvo que ahora recubre nuestros libros.
¿Volvería a leer algo de Javier Sachez? Sí. Aprovecho esta última parte de la reseña para contaros que es el segundo escritor extremeño que tengo el placer de leer. Yo soy de Extremadura y es un placer contribuir a la literatura dentro de este territorio. Así pues, seguiré la pista del autor.

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Javier Sachez García nació en Campillo de Llerena (Badajoz, España) en 1970. Cursó las carreras de Derecho y Trabajo Social y posee el título en Gestión cultural otorgado por la Universidad de Extremadura. Comenzó a escribir en el año 2003. Ha obtenido varios premios y ha participado en certámenes literarios en las modalidades de novela, relatos y poesía, que le han permitido publicar hasta el momento ocho novelas y dos libros de poesía. Ha colaborado en diversas publicaciones artísticas y literarias (Ensacoroto, Monolito, Palabra Indiscretas, Los sábados, Versión Original…). Actualmente reside en la ciudad de Mérida (España).