resonancias.org

Narrativa
16 10 2017
El libro de los sucesos felices de Eduardo Escalante
« volver

Todos podemos escribir el Libro de los sucesos felices, la estructura narrativa argumental todos la hemos vivido o vivimos o viviremos de algún modo.
Les contaré que Marie realmente era un ángel. Hizo todo lo que tocó mejor y todos los que conoció más felices. Siempre estaba tranquila, siempre feliz. No podía faltar su energía o cómo cuidaba afectuosamente cada ser que cruzó nunca su trayectoria. Cuando nos dejó, había muchas razones para ser infeliz, incluso miserable. Entonces, ¿cómo su partida me llevó a escribir lo que estás a punto de leer? Bueno, esa es una historia que comenzó alrededor de la fecha de su nacimiento, quizás incluso antes.
Seguramente hoy usted tendrá sucesos felices. Esté atento/a.
Citando a Virginia Woolf, nuestra tarea no es construir ladrillos y morteros, sino
Dibujar juntos lo visto y lo no visto. Entonces nuestra pregunta es: Ver o No Ver.
Tal vez necesitemos una vuelta a lo salvaje como nuestro vínculo con las estrellas para tener compasión por las miserias de la humanidad e inspirarnos en las pasiones subliminales del alma humana. Entonces, empezar con un salto, porque el caos puede ser el dios de una era que puede darnos vuelta los párpados. No olvidar, nos aferramos a nuestros fragmentos; mirados desde el cielo emergen, en algún momento caen, y cremados o enterrados, entonces, se disuelven en algo otro.
Probar los frutos de la tierra, en la música, el arte, y en los sueños. Así, podremos calibrar la profundidad y altura del espíritu humano y el propio.
Cada preludio es un comienzo, empieza con el corazón. Cada uno ensayo más de una tempestad, conjurado magia fresca de los cientos de líneas escritas cada día; recitando sus mantras para lograr la transmutación de la sangre. Chispas se han abanicado en el infierno, hormonas en competencia por el andar ligero, devorando hasta el último sorbo de infancia (aunque inacabable)
En el libro de los sucesos felices, las penas no son el trabajo del viento o de la historia, sino el reverso de la alegría que construyes.
En el libro de los sucesos felices, un pájaro negro es un rumor y no encuentra pista de aterrizaje aquí.
La vida no se detiene, que no te arrase el viento, la tempestad o los episodios oscuros. Hay mitos y falsos oasis. No importa cuánto tengas o no tengas o cómo te vistas o al baño que ingreses. Haz que funcione tu "default ckeking" (tus preferencias iniciales, que las puedes modificar si quieres), examina cuán cerca o lejos estás de la felicidad (regulación de necesidades reales/expectativas). Los niños/as lo usan, para ellos un abrazo es mucho más que un juguete. ¡Que decir de una caricia!
Mi piel también tiene una historia, se lee en las pecas o las cicatrices. Uno no se hace pequeño porque no puede encajar en sus recuerdos. Uno se ha hecho oleaje y marea serena; ha sido desgarrado, desenredado. Si le pasa a usted lo mismo, no tome residencia en esas páginas; usted no puede hacer una vida del papel destrozado.
Tal vez pidiéramos ser como las serpientes que desprenden sus capas de piel dos o tres veces al año, deslizándose de lo viejo y dejando esa parte de ellas atrás; usted necesita arrojar algo suyo hoy. Nunca tome la culpa que no es suya. Muchos lo quieren a uno culpable.
Es posible que las acciones no se puedan deshacer, pero los árboles toman cada desastre que sus raíces han visto, y les dan forma en un anillo; no están orgullosos de sus grietas, pero no temen a lo que ha resistido.
En el Libro de los sucesos felices, la mosca encarna la culpa, va de cuerpo en cuerpo transportando la densidad de la vida.
Tengo que dejar que una gaviota baile/ con sus atuendos elegantes / para poder zurcir unas tribulaciones que imán del centro de la tierra atrae / y los ojos no pueden ver porque están llenos de lágrimas.

IMPRESIONES
Patrones geométricos, telas coloridas, paisajes teñidos de aromas. Todo eso me circunda. Lo cual es impresionante, ya sea porque son realidades en las que he estado y también nunca he estado. Eso sí, requeriré un estado diferente para estar en ella. Tendré que revisar mi “default state” (estado por defecto) y posiblemente requeiré un Reset.
Necesarias son trompetas, las fragancias de las rosas y entender las razones misteriosas por las que hemos llegado hasta aquí, en este ahora, en este aquí, bajo el ojo del sol que todo lo ve manejando las sombras.
Enfrentamos la redención o liberación de un mundo agotado de su resplandor.
Twitter: En una mano sostengo la palabra felicidad, en la otra: luchando por el efecto
Revisa siempre el estado por defecto de tu mente: “¿está el estado de felicidad activo?” o “¿sigue activo el estado de los lamentos?”
Cita - Frida Kahlo “No pinto sueños o pesadillas, pinto mi propia realidad” (su estado por defecto)
Las palabras de hoy continuarán eternamente estiradas en una delgada línea azul que desaparece sobre el borde del horizonte derecho de la página impresa. Las palabras de hoy continuarán derritiéndose eternamente en el cielo plácido. Caen luces rojo naranja verde a lo largo de una playa vacía.
Las hojas muertas descansan en los márgenes de las páginas que se escriben.
Las costras, pedazos de uña, malezas van en la fe de errata en el Libro de los sucesos felices. Incluida la idea que somos muy capaces de amar, pero a menudo elegimos ser tóxicos. El sexo en sí no determina ninguna clase de deshonor. El odio lo parte a uno por la mitad, pero no termina con lo más profundo del ser. Más vale susurrarse la esperanza con forma humana.
Cualquier ondulación tiene que ver con las maneras de las sombras, se editan en El Libro de los sucesos felices, en el silencio del pensamiento y la música que se ve.
¿Recuerdas el color del amanecer de hace dos días?
"La cara de un niño feliz con su corazón azul separando las nubes de las estrellas,
sin saber si Dios tiene otros planes para él en el universo"
Nos rodea la dialéctica del aire. El viento levanta las vestimentas del cielo para que veamos las estrellas y nos alejemos de las sombras.
Cita - Jung dice: quien puede unir la sombra a la luz es poseedor de las mayores riquezas.
En el Libro de los sucesos felices, episodios sueltos son líneas de párrafos injustificados.
Las primeras gotas de la lluvia de una nube gris son sólo parte de un inventario de todas las historias inconclusas y conclusas.
Es natural querer lugares tranquilos, donde la quietud crece, es natural querer los paisajes de Virgilio y no algunos de la Divina Comedia. Pero el río fluye, y nosotros también. El cambio es el dios feliz que vio Heráclito en el río de oro. Bailar con gracia el cambio es lo mejor. Sin olvidar que lo más sagrado es lo que tenemos que “conservar”. Son distintas promesas ontológicas. Una es la promesa del cambio y la otra, la promesa la consistencia y coherencia del trayecto humano.

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Eduardo Escalante Gómez, nacido en Antofagasta (Chile, 1942). Escritor e investigador, magister en Ciencias Sociales (Universidad de Gales, Gran Bretaña). Ha publicado poemas en España, Argentina, Chile, Estados Unidos, Dinamarca. Forma parte de la red mundial El Poder de la Palabra (entre otras). En Amazon publicó su poemario "Caminando la existencia con la voz".