resonancias.org

Literatura
01 04 2019
Epopeya de Gilgamesh por Santiago Romero Bourdieu
« volver

Esta edición del 2019, escrita en una sintaxis neutral, fue elaborada con las siguientes tablillas y fragmentos: la Versión Estándar, la Versión Babilónica Antigua, la Tablilla de Nippur, la Tablilla de Pennsylvania (Gilgamesh P), la Tablilla de Yale (Gilgamesh Y), la Tablilla de Hattusa (Imperio Hitita), las Tablillas de Tel Harmal (antigua Shaduppum), la Tablilla de Ishchali (Tablilla de Chicago o Tablilla Bauer), la Tablilla de Sippar, la Tablilla de Ur, la Tablilla de Baghdad (Babilonia Antigua) en sus transcripciones originales y especialmente en las traducciones al inglés de los asiriólogos Andrew R. George, Morris Jastrow & Albert T. Clay, Maureen G. Kovacs, además de las citas textuales del Diccionario Enciclopédico Asirio del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago.

Esta Epopeya que no era en lo más mínimo sagrada, sino una historia popular para ser contada y transmitir claros mensajes éticos equivalentes a otras escrituras que le sucedieron, es un poema de tiempos anteriores a que las tres grandes religiones monoteístas impusieran el poder fáctico de su patriarcado machista en la mayor parte del mundo. Mientras que en los libros sagrados de dichas religiones modernas ningún postulado o enseñanza de una mujer parece haber valido el esfuerzo de ser siquiera registrado, el rol de la mujer en la Epopeya de Gilgamesh es fundamental. Desde la diosa Aruru creadora de la humanidad o la diosa Ninsun madre de Gilgamesh hasta personajes tan terrenales y capitales como la prostituta Shamhat que civiliza a Enkidu el hombre primitivo más allá de la tarea para la cual fue contratada. En contraposición con la Eva biblica que es la figura que ofrece a Adán la manzana de la perdición, Shamhat por el contrario es defendida al instante por el dios Shamash cuando éste reprende severamente a Enkidu que delira maldiciéndola frente a la muerte para finalmente comprender cuan erradas eran sus palabras de desesperación y rectificarse. La otra protagonista principal es la tabernera Siduri. Creo que no es casualidad que la sabiduría del conciso monólogo de Siduri sea la pieza clave de la Epopeya de Gilgamesh,
anticipándose miles de años al Carpe Diem del poeta Horacio. Aún cuando Gilgamesh continúa el viaje en su necesidad interior de llegar hasta Utanapishtim el distante, éste último no hace más que corroborar la verdad revelada con brevedad y sabiduría por la tabernera, algo que el mismo Gilgamesh admite con su frase: "Si simplemente hubiera dado la vuelta y dejado la barca en la orilla". Para entender en su totalidad la importancia de Siduri en la Epopeya hay que explicar de antemano que dichas tabernas eran sitios con una reputación bajísima, tal es así que las mujeres dedicadas a la vida monástica tenían rigurosamente prohibida su entrada en ellas bajo pena de muerte. Y la tabernera Siduri es quien devela el misterio de la vida y de la muerte al impetuoso y arrogante rey Gilgamesh, que en un principio amenazaba con tirar abajo la puerta de la taberna.

La Epopeya de Gilgamesh nos demuestra a cada instante que el ser humano de hace más de 4000 años se parecía mucho más a nosotros de lo que podríamos suponer. Gilgamesh era dos tercios divinos y un tercio humano, y sin embargo, lo humano se impone constantemente a través de sus defectos y sus virtudes. La historia comienza con la soberbia y arrogancia del gobernante, y a lo largo de su crecimiento espiritual por medio del autoconocimiento frente a cada situación, va ganando en comprensión y humanismo a la vez que merma su fuerza. El miedo frente a lo desconocido, la amistad, el amor y el temor a la muerte siempre han sido aspectos naturalmente intrínsecos del ser humano.

La presente edición nació con la necesidad de mantener tanto la fidelidad a los originales como los mensajes éticos que trascienden hasta nuestros días. La Epopeya de Gilgamesh no es solamente la primer gran obra de la literatura universal... También es la primera historia existencialista. Gilgamesh no es héroe ni antihéroe, sino un ser humano construyéndose a sí mismo, aprendiendo de cada error, corrigiendo cada prejuicio, sobreponiéndose a sus miedos, destruyendo poco a poco su máscara social forjada por el ego y aprendiendo quién en verdad es frente a la naturaleza y a sus semejantes.

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Santiago Romero Bourdieu nació en 1971 en Buenos Aires, Argentina. Paralelamente a su actividad musical realizó estudios de idiomas, literatura y filosofía. Durante la primera década del siglo XXI publicó semanalmente sus poemas y editoriales en la sección de Cultura del periódico digital africano Zambezi Times Online.