resonancias.org

Arte
01 09 2019
El pintor Carlos Cruz Diez murió en París por Harry Bellet
« volver

Una de sus últimas exposiciones terminó el mismo día de su fallecimiento en la Patinoire Royale de Bruselas: el artista francés de origen venezolano Carlos Cruz-Diez murió en París el 27 de julio a la edad de 95 años. Los visitantes de la exposición de Bruselas se habían sumergido durante varios meses en un baño de colores producido por una gigantesca instalación compuesta de placas de vidrio coloreado. Titulada “Labyrinthus”, la obra fue imaginada en 1969 pero nunca se había hecho por falta de finanzas: cada placa de vidrio, más grande que un hombre, estaba teñida con un color primario (azul, rojo o amarillo) o con un color secundario obtenido por la mezcla de dos colores primarios (anaranjado, verde o morado), o finalmente un gris colocado aquí y allá.

Al circular entre las placas erigidas verticalmente a una distancia regular entre ellas como las paredes de un laberinto, el espectador veía los diversos colores superpuestos, interpenetrados, mezclados en su ojo, dándole la impresión de navegar en un arco iris. Cruz Diez llamó a ese fenómeno "transcromía". Era uno de los ocho capítulos ("Transcromía", "Color aditivo", "Fisiocromía", "Inducción cromática", "Cromointerferencia", "Cromosaturación", "Cromoscopia" y "Color en el espacio") que eran las investigaciones de uno de los últimos grandes teóricos del color y uno de los principales protagonistas del arte óptico y cinético.

Nacido en Caracas el 17 de agosto de 1923, Carlos Cruz-Diez estudió a principios de la década de 1940 en la Escuela de Bellas Artes de su ciudad natal en la que obtuvo un diploma de Artes Aplicadas. Luego trabajó en publicidad y en la prensa antes de empezar una serie de viajes a Estados Unidos y Europa. Fue en París donde visitó en 1955 la exposición "El movimiento" organizada por el artista húngaro Victor Vasarely (1906-1997) en la galería Denise René, cuyo radicalismo le impresionó bastante: obras abstractas que, desde Calder hasta Tinguely hasta pasar por un relieve rotativo de Marcel Duchamp (1887-1955) y obras de Agam, Bury, Jacobsen o el venezolano Jesús Rafael Soto (1923-2005) modificaban la relación del arte con los espectadores, introduciendo una nueva noción en esta escala, la animación de las superficies, ya sea por el movimiento del espectador o por el de la misma obra. Para Vasarely, su finalidad consistía en luchar contra la abstracción lírica o gestual, que entonces tenía prioridad sobre el arte geométrico, menos dinámico en apariencia.

TEORÍA DEL COLOR ADITIVO
A pesar de que Carlos Cruz-Diez ya había comenzado una carrera personal como artista, exponiendo sobre todo en Caracas (donde creó en 1957 el "Estudio de Arte Visuales", una agencia de creación gráfica e industrial) y luego en Madrid, donde realiza su primera obra basada en lo que se convertiría en su teoría del color aditivo, “Physichromie No. 1” en 1959, el encuentro con Vasarely y con la galerista Denise René fue decisivo y una de las razones para instalarse en París en 1960. Adoptado por el equipo de Denise René participó en todas las exposiciones principales que organizó esta galerista incansable que fue una de las primeras en comprender la importancia de exponer en los museos más dinámicos del mundo: la muestra "Bewogen Beweging" en el Stedelijk Museum de Amsterdam en 1961, o "The Responsive Eye" en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York en 1965, considerada como la exposición fundadora del arte óptico, así como también "Luz y movimiento" en el Museo de Arte Moderno de París en 1967.

La galerista Denise René incorporó también a Cruz-Diez en su segunda exposición sobre "El movimiento" en 1964 y organizó su primera muestra personal ("Cinco propuestas sobre el color") en París en 1969. Tuvo como visitantes y primeros compradores a Georges Pompidou, Presidente de Francia y a su esposa Claude… El mismo año, concibió su primera gran instalación (será efímera, pero seguida de muchas otras) en el espacio público, “Laberinto de cromosaturación” en el Boulevard Saint-Germain de París. Al año siguiente, en 1970, fue el representante de Venezuela en la XXXV Bienal de Arte Contemporáneo de Venecia.

Francia le hizo algunos pedidos de obras públicas, como la escultura “Chromointerferente” instalada en 1972 frente al Colegio de Gondoleros de La Roche sur-Yon (descuidada y finalmente destruida en 2014 por una decisión desafortunada del Consejo General del departamento de Vendée) y le honró con los títulos de Comandante de Artes y Letras en 2002 y Oficial de la Legión de Honor en 2012. Fue también una de las personalidades de la exposición "Dynamo", organizada por Serge Lemoine en el Grand Palais en 2013, también en la del Centre Pompidou de Metz "Formas simples" en 2014 y "Un museo imaginado ¿Y si el arte desapareciera?" en 2016. Pero esperaba una gran retrospectiva de su obra (la última en importancia se celebró en Houston, Texas, en 2011), que hubiera podido ser el pretexto para publicar en francés su libro “Reflexión sobre el color” editado en Caracas en 1989.

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Carlos Cruz Diez, Caracas (Venezuela), 1923. Pintor y artista cinético. 1940-1945: Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Caracas. Recibió el diploma de profesor. 1944-1945: Diseñador gráfico de las publicaciones de la Creole Petroleum Corporation (Esso ahora Exxon) en Caracas. 1946-1951: fue director artístico de la agencia de publicidad McCann-Erickson de Venezuela. 1953-1955: Ilustrador en el diario “El Nacional”. Profesor de Historia de Artes Aplicadas en la Escuela de Bellas Artes de Caracas. 1955-1956: Residió en Barcelona (España) y en 1956 viajó varias veces a París. 1957-1959: Regresó a Venezuela. Se desempeñó como diseñador gráfico en las publicaciones del Ministerio de Educación. Director adjunto y profesor de pintura en la Escuela de Bellas Artes de Caracas. Profesor de Typografía y Diseño en la Escuela de Periodismo de la Universidad Central de Venezuela. Desde 1959, creó imágenes geométricas en desnivel que emergían, intensificaban, cambiaban y se desmaterializaban. Desde 1960, realizó su labor creativa en Paris, después de una breve estadía en España. Interesado en los fenómenos ópticos en los años 1950, descubrió que, durante sus experimentaciones con los colores primarios en bandas de intersección delgadas, creaba la ilusión de un tercer o cuarto color que no existían realmente. 1960: Volvió a instalarse en París y viajaba periódicamente a su país. 1969: Primera exposición individual en París en la galería Denise René. 1970: representante de Venezuela en la Bienal de Venecia. 1972-1973: Enseñó en la Escuela Superior de Bellas Artes las “Técnicas Cinéticas” y en la Université d’Enseignement et de Recherches, Paris I. En los últimos años, Carlos Cruz-Diez utilizó el ordenador para dar un nuevo empuje a su búsqueda plástica. 2013: participó en la exposición "Dynamo" en el Grand Palais de París. Sus obras fueron expuestas en el mundo entero.

 

 

 

 

indice
02 11 2019