resonancias.org

Homenaje
02 11 2019
Semblanza de Elsa Arana Freire por Luis Rey de Castro
« volver

En el hospital de Alcañiz, provincia de Teruel y cerca del españolísimo pueblo de Calaceite —que ella llamaba su "principado"— ha dejado de existir Elsa Arana Freire, periodista y escritora reconocida, autora de grandes reportajes que valieron premios, viajera infatigable y "trotamundos" que exploraba países, sociedades, dramas humanos y sociales, realidades propias y lejanas para contarlas a sus lectores en trazos firmes, imaginativos, intensos, quizás irónicos y joviales. En suma, una periodista que creó, dirigió, alentó y dejó huella.
Tercamente boliviana, pero nacida en Bruselas y con hondas raíces limeñas desde la familia Freire, Elsa provenía de una familia de abolengo y de un padre que fue diplomático. Estudió Derecho en Buenos Aires y se graduó como abogada, profesión que jamás ejerció. Pero en cambio, se enamoró de un pintor y aprendió a pintar, de paso que estudiaba guitarra y equitación, todo junto. En cafeterías de Biarritz, más de una vez la he oído cantar, con voz enronquecida por el tabaco, una especie de himno personal y yaraví boliviano, “Naranjitay”, mientras una amiga chilena pasaba el sombrero...
Creadora de la revista 7 Días, editada por el diario La Prensa de Lima, dictó cátedra de buen periodismo y ejerció sin fatiga su especialidad: los grandes reportajes en temas sociales y humanos.
Cuando se iniciaban en Lima los explosivos fenómenos migratorios que dieron nacimiento a los "pueblos jóvenes", Elsa decidió contar la vida entre el arenal y la pobreza. Alquiló un cuartucho, lo amobló de cualquier modo y se trasladó de San Isidro a Villa María del Triunfo para producir un gran reportaje: "100 días en la barriada", que le valió el codiciado premio internacional de periodismo Moors Cabot.
Con el proverbial coraje de las mujeres bolivianas y peruanas, se enfrentó a la tiranía de Velasco Alvarado: acudió a la Asamblea Anual de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). En nombre de los medios peruanos agredidos, denunció enérgicamente el asalto y confiscación del diario Expreso y el cierre de Caretas. De regreso a Lima, el gobierno le cerró la puerta y tuvo que soportar cuatro años de exilio, entre España y México.
En su peculiar sensibilidad, los colores políticos le importaron menos que las personas y el sufrimiento de las gentes. Fue una amiga sensible, atenta, cálida, apasionada. En la profunda tristeza de su partida, le deseamos el descanso que ella misma jamás se permitió.

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Elsa Arana Freire, escritora y periodista peruano-boliviana, nació en Bruselas en 1926 y con raíces limeñas por el lado materno, Freire. Se graduó de abogada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, cursos de doctorado en Francia. Periodista profesional, trabajó en el diario La Prensa en Lima, en diversas e importantes publicaciones del país y del extranjero. Premios Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y María Mors Cabot. Desde los años 1980, se afincó en Calaceite (España). Editora de la revista “Bienvenida” de Lima desde 1993, de la que fue corresponsal en España. Amiga del escritor chileno José Donoso durante su residencia en Calaceite, donde compartió con éste momentos de gran esplendor cultural. En el transcurso de su vida en Calaceite también mantuvo una relación amistosa con el escritor chileno Mauricio Wacquez (1941-2001). Elsa Arana Freire falleció en Alcañiz (España) en diciembre de 2008.

 

 

 

 

indice
02 11 2019