Poesía
04 08 2020
Poesías de la soledad y la inmigración por Lisbeth Coiman
« volver

VOZ EN LA OSCURIDAD

No recordaré
El silencio de aquellos que me dejaron sola
Recordaré
Las voces que sostienen mi mano en la oscuridad
Susurrando
Estoy aquí contigo

 

SEGUNDA LEY DE MOVIMIENTO DE NEWTON

A mis padres, en mi cumpleaños 55

Aprender las leyes del desaferro
Excavando el trauma
Medicando el trauma
Pensando que el perdón habita en un reino
Para el cual no tengo ni pasaporte ni visa de entrada
Mientras sostengo el pasado
Con ambas manos cruzadas sobre mi pecho
Un trofeo a la sobrevivencia

Hasta que el mensaje de voz de la madre dice
Tu papá pesa 51 kilos
O el WhatsApp del hermano
Hoy les llevé agua.
Tenían una semana sin luz

Hasta que ninguna base sólida
Ejerciendo una fuerza equivalente al
Peso de mi resentimiento
Puede mantener tus piernas débiles
En la fila de la ración mensual

 

SITUACIÓN DE INMIGRACIÓN: LUTO

Humanidad extraviada en un dossier
Certificado de nacimiento
Solicitudes y aranceles
Pero sin papeles para el luto

Sin la terapia de un funeral
Dos metros bajo tierra
Vestida de negro
Junto a un ataúd
Aflicción eterna
Duelo en la distancia
No hay visas para el luto

 

CÓMO ESCAPAR DE CIRCUNSTANCIAS ADVERSAS

Empaque ligero
La carga emocional desacelera el paso

Tenga una idea clara de dónde va a poner el pie
El nombre de una ciudad
Una dirección
La imagen de la puerta que tocará
El número de teléfono del amigo de un amigo
Esté dispuesto a limpiar pocetas de ser necesario
Descanse cuando ya no pueda más, continúe tan pronto pueda recuperar el aliento

Mire hacia adelante
Ubique el vecindario de aquellos que comparten sus pasiones
Pruebe nuevos sabores, disfrute las estaciones, aprenda el idioma
Haga amigos dondequiera, abandone sus prejuicios
Tolere al intolerante con dignidad, añada herramientas a su caja de recursos
Con el tiempo, los planes a largo plazo se revelarán a sí mismos
Continúe reinventándose

 

MANTO PROTECTOR

Anoche
En mi breve sueño
Tejía un manto protector para que llevaras en tu viaje

En el aeropuerto
Cuando te dije adiós
Coloqué el abrigo sobre tus hombros
Para darte calor
Y protegerte durante
La tormenta salvaje

Me quedé aquí
Rezando a través de este poema
Sin oraciones     ni dios     ni santamarías
Sólo estas palabras como ofrenda
Para que vuelvas a mí

En el sueño te decía
Vuela a casa querido amigo/esposo
Ve con tu madre
A nuestra tierra
A la guerra contra el tirano
Sobre tu boca mis besos
Sobre tus hombros mis lágrimas

Mientras me quedo aquí
Aferrada a lo que alguna vez fuimos

 

LA EXPERIENCIA NECESARIA

La experiencia vivida
amar sin la promesa de un mañana
sin reciprocidad
en la profundidad de este confinamiento
Experiencia necesaria
En la tarea inacabable
De transformación

 

ARBOLEDA DE BANYAN

(Jardín Botánico de la Costa Sur, Península de Palos Verdes, Condado de Los Ángeles)

La higuera maciza de la Bahía Moretón
Erguida al centro
De este sistema de raíces
Superficiales construido por el hombre
Crece rápido
Robusta
Desplazada
En una tierra extranjera
Cada árbol autosuficiente
Confinado por
La carretera
A su alrededor

Como nosotros
Tan lejos de
La sombra del bosque
Siempre incómodos
Calles señalizadas limitan nuestra expansión
Y sin embargo nos apoyamos unos a otros
Prosperamos

 

REDESCUBRIENDO

Al principio, era
Yo, con un pequeño él
Cuando te conocí
Tú y yo
Nos convertimos en nosotros, con un pequeño él

Luego llegó un él más chiquito
Y estuvimos completos

la inmigración me desencajó
a nivel celular
ese pasaporte
con el documento “landed immigrant” canadiense
conmemorando mi entrada
a esta realidad anglo
me transformó

Por un tiempo
Fuimos
Tú y yo y los dos él
El yo
Empujando, animando, apoyando

Nosotros
Sobrevivimos progresamos llegamos a algún lado
Con el tú y los él
Ganando la mayor parte
Mientras el yo
Se fue quedando cada vez más atrás
Del nosotros

con el tiempo
el pasaporte desapareció en algún lugar dentro
de una gaveta de la cocina
con los objetos descartados de la
vida doméstica y
las promesas conyugales incumplidas
el símbolo de mi identidad
la ciudadanía del país testigo de mi nacimiento
donde viví mis primeros 32 años
con mi sueño de un PhD en Literatura Latino Americana
descansando sobre las sábanas junto a mi sexualidad
aniquilada por una chaqueta de fuerza química

alzamiento
de los síntomas de las
decepciones duraderas

Me separé del nosotros
Para transformarme

en mi éxodo llevé
sólo lo necesario para sobrevivir
la esposa dorada rota
una pieza de museo en una caja oscura
destetándome del último coctel
sin saber el arco completo de mi historia

Consciente
Redescubriéndome
Yo
Lejos del tú
Para completarme
Otra vez

conseguí mi viejo pasaporte de la República de Venezuela
pesado con la historia contemporánea de mi tierra natal
sitiada, saqueada, ultrajada,
esclavizada y forzada a entregar su nombre original
bautizada en el idioma de la agonía
marcada con símbolos de cliché
una nueva estrella, un caballo mirando a la izquierda,
una constitución fosilizando el poder en manos del mismo adalid
per secula seculorum
cuando los suyos eran ya únicos

encontré esta realidad estrafalaria
donde los fantasmas deambulan por los pasillos de edificios baldíos
donde las madres paren sueños mortinatos

En esta transformación
Retomo el contacto con mi espiritualidad
Insertada en el glosario del resentimiento
Perdonando
A mis padres por su incapacidad de amarme
Y a los bárbaros que estrangulan a mi gente
Jurando lealtad sólo al mandamiento del amor
Sin temor a embarazos indeseados ni a las malas lenguas
Una mujer dueña de su sexualidad
Aprendiendo a aceptar rechazos
Procurando su propio pan de cada día
Sujeto y testigo de esta historia

Redescubriendo

Morena, loca, venezolana
Escritora, procuradora de conciencias, maestra
Tres nacionalidades
Tatuadas en mi compleja identidad
Pero sin visa de entrada a mi país natal

Conectándome a la diáspora de la disidencia
De Guarenas, Guatire, Mucuchíes a Los Ángeles
Levantándome por mí misma
Y por ti
Madre Patria
Venezuela
Junto a los Guerreros del Teclado
En nuestras guaridas alrededor del mundo.

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Lisbeth Coiman es una escritora bilingüe (español/inglés) que ha transitado los complicados senderos de inmigración desde Venezuela, a Canadá, hasta los Estados Unidos. Coiman vive en Los Ángeles, CA dónde enseña inglés como segunda lengua a inmigrantes adultos. Su trabajo ha sido publicado en varias revistas digitales como Acentos Review, Entropy, Lady/Liberty/Lit, Hip Mama Magazine, Rabid Oak, y Cultural Weekly, entre otras, y en papel en Spectrum v. 16, El Altadena Literary Review, y en Accolades: A Women Who Submit Anthology. Su libro, I Asked the Blue Heron: A Memoir, el cual publicó por sí misma en el año 2017, explora la intersección entre inmigración y salud mental, intenta crear conciencia sobre el abuso infantil, y celebra la amistad entre mujeres. En su tiempo libre, Lisbeth Coiman baila salsa.