Poesía
02 10 2020
Los ángeles insurgentes en la poesía de Gustavo M. Galliano
« volver

NUNCA, PASIÓN NUNCA

Se rebeló a creer en un Dios,
Omnipotente y jactancioso,
Y su hoy pagano se arrodilla,
Ante una cruz, una equis, una esfera.
Deseó llegar a ser inmortal,
Y se tatuó el rostro de Dorian Gray…
Hoy gime sus lamentos,
Marcando en el fango su desliz.
Se rebeló a creer, creyendo,
Bebió de su propia bilis candente,
Se arrepintió y gimió, titubeante,
Más no hubo ángeles insurgentes.
Se despertó y encontró despojos de Sol
Cocinando una aurora pretérita y ausente,
Pidió perdón, masculló disculpas,
Pero era tarde para creyentes o augures.
Se lamentó por no creer en algún Dios,
Se lamentó por deambular en solitario,
Solo y cansado se entumeció, masticando gusanos,
En sombra peñasco, cima hosca de montaña.

 

SOMBRAS

Mi luz se desvanece,
Dócil, levemente…
Quizás es una gracia
Cargar tanta soledad…
Ante tal realidad
No podré confundir
El sendero de nadie.

 

PARA QUE LIMPIES TUS ZAPATOS

Si entendieras el porqué de mi silencio,
cadenciosamente es verdad, así de simple,
y la verdad no es tan solo, viste un matiz…
un sabor… un aroma… un destino.
Para que limpies tus zapatos en mi voz
y me archives en la inercia del pasado,
para que solo una vez te detengas y respires
estos versos que aún tratas de comprender.
Que tu esencia es marea en mi playa…
que arremete y luego huye de mis sueños
y renace con las lunas y las brisas,
inundando de ilusiones mi ahogo.
Para que te aceptes como el faro
y te enciendas en un dulce atardecer
y me entiendas confesa y confundida
aún proscrita en tu vida y tu creer.
Que tu imagen penetra por mis poros,
que tus labios agotan mi sendero
que en cada latir percibo rosas
creyendo la noche por el día… cada atardecer.
Para que me observes como humano
y te permitas aceptar lo inteligible,
que me obsequies el soñarte en llama
que pudo besar mi aridez… ¿y así lo hizo?
Entenderás el porqué de mi silencio,
que conocerte fuese premio y castigo…
si tan solo me hubieres acariciado
otro matiz, sabor y aroma… serían eternos.

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Gustavo M. Galliano, nacido en Gödeken. Reside en Rosario, Santa Fe, (República Argentina). Poeta, narrador, gestor cultural, docente universitario argentino. Ha sido galardonado con el primer lugar en importantes concursos internacionales de poesía y narrativa. Ha publicado con marcado éxito el libro de relatos breves: "La cita". Ha participado en numerosas antologías literarias internacionales y ha sido publicado en revistas literarias de diversos países. Colabora con revistas de literatura y arte en Argentina, Canadá, España, EE.UU., etc. Miembro Fundador de Naciones Unidas de las Letras, Bogotá, Colombia y del Museo de la Palabra, Toledo, España. Embajador Mundial de la Palabra. Miembro de honor y corresponsal en Argentina de Asolapo (España) y miembro de honor de Asolapo (Argentina). Miembro de la Red Mundial de Escritores en Español (REMES).