Poesía
02 10 2020
Poemas de Cuquis Saldoval Oliva intentan recuperar lo cotidiano
« volver

CANTURREO

Cantaba la niña hermosa,  
una mañana iluminada
movíase con gran euforia,
 al ritmo que canturreaba
Semejaba su movimiento,
un colibrí que posaba
en el nectar de las flores,  
aleteando con cadencia
sus sentidos embriagaba
Cantaba cual ruiseñor,
centrada en su sinfonía
las notas le acompañaban,
en perfecta armonía
El viento con sus soplidos,
mecía árboles y hojas
y a lo lejos se escuchaba:
los sonidos de cascada,  
los pájaros en pleno vuelo
mariposas aleteando
Tarareando en sus canciones,
los fulgores de la vida
ilusiones y contento,
brota del pecho en su inocencia

 

MASCOTA

¡Quiero una mascota!
-Dijo el niño a su mamá
Que me ame y me cuide,
cuando no están tú y papá
Yo en cambio le ofrezco
Comida, techo y amor
Vacunas, juegos, cuidados
Y mi corazón de niño
Que no conozca rencores,
mentiras, odio y engaño
Solo tengo mi palabra,
para sellar el contrato
Mamá cumplió el cometido,
y me trajo a mi mascota
Llegó pequeño a mi lado,
huérfano de cariño
Lo arropé en mis ensueños
Crecimos juntos los dos,
mi perro y yo por el mundo
¡El mundo, mi perro y yo!

 

MADRE

De las cosas que recuerdo
Siempre con mucho amor
Las caricias de mi madre
Su cocina y su sazón
Ella siempre me miraba
Con ternura y devoción
Nadie hay como la madre
Cuando entrega el corazón
Me miraba yo en sus ojos
Me acurrucaba en su pecho
Un espacio tan seguro
Siempre encontraba en sus brazos

 

JUEGO UTÓPICO

¿Jugamos?  
-Traeré mis fusiles
Tú trae la muñeca.  
-Yo me iré a la guerra
Tú esperas en casa.
-Atacaré enemigos,
mientras cocinas y planchas
-prepararé emboscadas,
tú atiendes los niños
-llevaré municiones,
tú limpias la casa
De pronto la niña,
se erige en su asiento
-¡Ese juego no!,
 -¡No quiero matanzas!
Quiero que juguemos,
a ser los doctores
que curan dolores
A ser ingenieros,
que construyen puentes
A ser los científicos,
grandes inventores
que salvan el mundo
de las injusticias, de los sinsabores
Que somos políticos,
nacidos del pueblo
cuidando a la gente.
¡Acabando con las corrupciones!
El día se acaba y la noche llega,  
el niño y la niña se van a dormir
en el inconsciente afloran los sueños,
un mundo de magia, ¡van a construir!

 

EL SOL Y LA LUNA

Cada día que me levanto
me saluda el señor sol
me manda rayos calientes
me alumbra con su fulgor
Por las noches él se esconde
Porque se va a descansar
Entonces sale la luna
Viene a ocupar su lugar
A veces sale completa
redondita y muy brillante
otras esconde su cuerpo
se ve en cuarto menguante
Dicen que el sol y la luna
tienen un amor platónico
y que solo en los eclipses
se dan un beso de amor

 

ALFABETO

Las letras del alfabeto,
empecé a reconocer
cada una tiene nombre
y me ayudan a aprender
cinco son las vocales,
que combinan el lenguaje
sin ellas no hay palabras,
que puedan llevar mensaje
Algunas traen tanta fuerza,
porque siempre están en par
llave, perro, llano, zorro,
charro, chivo, chaparral
Hay vocales muy unidas,
No se pueden apartar
otras con el acento,  
las forzan a separar
Por medio de estas letras,
es como aprendí a escribir
a leer, comunicarme
y a expresar mi sentir

 

NO

Niña…
¡No corras,
no grites, no toques!
¡No duermas,
no llores, no sueñes!
¡No pidas, no implores,
¡No, no, no!
Quietecita…
¡No te muevas!
¡No murmures,
no te rías!
Calladita…
Abnegada y dulce,
¡serás más bonita!
La niña responde…
Yo no quiero eso,
necesito el cielo
y estrellas alcanzar
correr por el mundo,
pintando sus muros
brillar como el sol,
mecerme en la luna
y volar tras mis sueños
hasta trastocar la eternidad

 

ACERCA DEL AUTOR

BIO: Cuquis Sandoval Oliva. Originaria de Balleza, Chihuahua (México), radicó en la Ciudad de Hidalgo del Parral, Chih. Maestra jubilada. Tiene siete libros publicados de distintos géneros literarios. Ha participado en diversas antologías tanto digitales como impresas a nivel nacional e internacional. Editorialista del periódico “El sol de Parral” y colaboradora de la Revista Latina N.C.