resonancias.org

Muestras
01 12 2002
"Una luz distinta" por Adriana Valdés
« volver

Cada exposición de Roser Bru es una invitación distinta para el espectador.

Hoy pone aquí, una vez más, rostros y miradas, frutos, figuras; pero en unos coloridos de ocres y tierras del Mediterráneo, en un resplandor de luz nueva que sorprende por su felicidad hasta a quienes hemos seguido hace ya tiempo su pintura (es decir, esa meditación suya, pincel en mano).
El pincel está brevemente retratado en algunos lienzos, como al pasar, como en una clave discreta.

Roser ha pintado muchas manos de escritores, con su lápiz, y esta mano que sostiene el pincel lleva como ellas gestos de urgencia, de fuerza, de deseo, de necesidad.

Un pincel que junta el gesto de la mano a la mirada del ojo, en una sola actividad que es a la vez hacer (poiesis) y mirar (theoria ). Heródoto definía la theoría como un viajar para ver el mundo"*; leída desde ahora, su frase libera la palabra de las connotaciones de pesantez que se le fueron agregando a lo largo de los siglos.

Sólo a veces se logra recuperar la transparencia, la luz que tenían esas palabras al utilizarse por primera vez, en los comienzos de la cultura del Mediterráneo, irradiando hacia nosotros todavía.


Roser Bru en 1981

Viajar para ver el mundo, "el viejo mundo —en orden tuyo y nuevo"**.

Suya y nueva, así es esta obra en que los temas permanentes se reencuentran bajo una luz distinta (tratándose de pintura, esta frase hecha se vuelve literal). Habíamos visto antes a la pintora someter a esta meditación visual el retrato pompeyano llamado del panadero y su mujer, leit-motiv de varias pinturas expuestas: hemos pensado antes en estos retratos del mediterráneo romano, cuyas técnicas recuerdan los de las pinturas funerarias egipcias de Al Fayyum ("portraits de momie", de la época ptolomeica).

En ambas, aparte de las semejanzas formales, se encuentra la aparición de individualidades no ya de personajes heroicos o históricos, sino de los dedicados a oficios cotidianos: en ambas, la supervivencia de rostros alguna vez reales, de miradas que efectivamente existieron y quisieron perpetuarse en la pintura, ponerse en parte a salvo de su propia fragilidad, de su mortalidad, de su fugacidad.

Roser Bru reanuda hoy su juego meditativo con estos rostros, pero ha viajado para ver el mundo, y ha vuelto con otros rasgos en sus imágenes, con otra luz en la mirada, y en la paleta colores distintos. El juego meditativo del pincel, entonces, adquiere connotaciones nuevas.

El ocre, el amarillo, —antes, apareciendo en los zapallos, las pirámides de harina, las mesas cotidianas— había marcado ya su diferencia ante los azules, los rojos sangre, los negros de períodos anteriores.

Hoy, la muerte, el punto más bajo de la caída, está presente como una señal, una sola vez, y fuera de cuadro: literalmente, el negro queda bajo la línea del cuadro (La caída), en un espacio desprendido, culminando con fuerza el movimiento descendente que en esa pintura se asocia a figuras que yacen, en las posiciones de los conocidos "durmientes" de Roser.


Roser Bru, "Figuras remotas", materia más pintura, 1962

Caída, movimiento que vemos también en varias de las naturalezas muertas de esta obra: contrastan con otras en que los frutos se distribuyen en un espacio armónico, como intemporal, a salvo de las fuerzas descendentes de la muerte.

El juego meditativo del pincel se ha encontrado con temas eternos en el arte, las temporalidades y las permanencias de las materias y de las personas.

La luz nueva que los baña, decíamos, señala un momento también nuevo de esta reflexión. Cómo poner en palabras lo que en las pinturas se percibe con una delicadeza de ráfaga: la luz nueva viene de muy atrás, de la luz originaria del arte que conocemos, irradia desde el rojo pompeyano y el ocre de la cuenca del Mediterráneo.

La luz que bañó la remota cesta de higos que se renueva hoy, casi idéntica.

La presencia simultánea de los frutos de entonces y los frutos de hoy, en el rojo actual y en su negativo en friso: otros y los mismos.

Las miradas del panadero y su mujer, que ante tantas caídas sujetan sus rostros, ella con el lápiz en el mentón, pensando.

Las miradas de la pintora, que los atraen, los alejan, los unen, los separan: son los gestos de los otros de entonces, son también los gestos que hoy se repiten entre nosotros y a través de nosotros. "Sólo lo fugitivo permanece y dura", escribió Quevedo***. Sólo lo efímero que los consumió y nos consume, eso es, paradojalmente, lo que permanece.

No hay en esta obra, diría, naturalezas muertas.

Son redivivas, como los gestos eternos de la cotidianeidad.
La luz nueva en la pintura de Roser ha dejado atrás —tal vez por un momento— su largo trabajo con colores y retratos funerarios, con el recuerdo y el rescate de lo que se ha ido para siempre.

Las imágenes aquí expuestas contienen asimetrías y las caídas las contienen, casi en sentido psicoanalítico, las abrazan, las trabajan.

Pero al mismo tiempo, el horizonte imaginario las abarca en un campo de luz y de color que las aparta de la muerte definitiva, ubicada en el tiempo.

Las incorpora así en una forma de felicidad intemporal, la del eterno renacer de los gestos y los cuerpos humanos, de los frutos a la vez caducos e inmortales de la tierra, cuyos colores cálidos y luminosos dan el tono de su obra.
Texto extraído del Catálogo « Roser Bru », galería de arte Tomás Andreu, Santiago de Chile, 1994


Roser Bru, "Dos veces Frida Kahlo", acrílico sobre lino, 1985

Notas
* Liddell and Scott, A Greek English Lexicon.
** Antonio Machado.

El poema dice también: " Y ha de morir contigo el mundo mago, / ¿el viejo mundo en orden tuyo y nuevo? / Los yunques y crisoles de tu alma / ¿trabajan para el polvo y para el viento?" La cita es parcial.
*** Soneto: " Buscas en Roma a Roma, oh peregrino / y en Roma misma a Roma no la hallas...

 

ACERCA DEL AUTOR

Roser Bru nació en Barcelona en 1923. Residió con sus padres en París. En Barcelona a partir de 1928, vivió siendo niña las experiencias de la República Española y la guerra civil. Tras la victoria de Franco, sus padres la llevan a Francia y después a Chile en 1939. En Santiago, estudia en la Escuela de Bellas Artes. Desde 1958, realiza exposiciones individuales en Santiago, Barcelona, Madrid, Ibiza, Ciudad de México, Buenos Aires y Río de Janeiro. Sus lienzos se encuentra en museos de Nueva York, Río de Janeiro, Berlín, Santiago y Barcelona.