resonancias.org

Teatro
04 10 2005
Abuelos y nietos deliran con la Dufau en La Habana, por Jorge Alberto G. Fernández
« volver


Graciela Dufau

La Habana y sus teatrómanos andamos por estos días de juerga; ya el 12 Festival Internacional de Teatro no es noticia para nadie, sino más bien un hecho consumado. No somos pocos los testigos y cronistas que andamos corriendo demencialmente de una sala a otra, de una puesta a otra, de una emoción a otra. ¿A qué tanto jaleo? Podría preguntar cualquier curioso La calidad, sería la respuesta; la calidad a ultranza de todas las piezas presenciadas, y se desprende, de todos los colectivos invitados. No obstante soy del criterio —y puede que muchos no coincidan conmigo—, que hasta los padres y los abuelos tienen algún hijo predilecto. Aún no lo he visto todo, es cierto, pero ya voy haciendo mis apuestas. Convencido estoy de no querer pecar de tremendista si digo a camisa quitada que una de las funciones más atractivas del programa ha sido la de Los nietos nos miran, unipersonal interpretado por la argentina Graciela Dufau bajo la dirección artística de su esposo Hugo Urquijo. Un texto que, habiendo sido escrito por Juana Rotemberg y Beatriz Mátar, al ser mediatizado para la audiencia por la consumada técnica y el aguzado oficio de la Dufau —sin pretender desdorar a sus autoras—, juraríamos que lo que presenciamos esta tarde-noche en la acogedora salita de Bellas Artes no fue otra cosa que una visceral improvisación. Tan fresco y tan natural, tan espontáneo y enternecedor nos resultó el unipersonal, que estuvo conformado por siete monólogos, (yo diría que cortos), basados en testimonios verídicos y recreados por sus siete correspondientes personajes, todos a saber: abuelas, abuelos, nietas y nietos. Sobre los temas de las historias no hay mucho que develar: amor, pasión, y sobre todo incondicionalidad de unos con otros. La tónica dominante del espectáculo: el humor. Un humor de excelencia como sólo los argentinos saben hacerlo. Un humor vivo, agudo, penetrante, de una inmensa profundidad y un dramatismo escalofriante. De tal modo reímos hasta convulsionar con la Dufau, pero también por momentos se nos apretó el pecho y se nos anudó la garganta buscando contener cualquier sollozo o atajar una lágrima que bien merecía aflorar pues así de bien supieron los creadores desentrañar el peliagudo tema. Mención especial merece el momento dedicado al testimonio de Estela Carlotto, presidenta de las abuelas de la Plaza de Mayo, no por presidenta menos abuela que las otras, pero sí símbolo de toda una generación que ha padecido la peor maldición que se pueda concebir: la de sobrevivir a los hijos y perderse el ver crecer a los nietos. Sobran los comentarios.


Apenas unos pocos elementos de vestuario y algunos accesorios bastaron al director y a la actriz para trabajar las caracterizaciones externas de sus personajes. Un mínimo elemental de maquillaje y otro tanto de peluquería. Las luces fueron empleadas, no se puede negar, y jugaron, como es natural su papel, pero de un modo tan sutil y tan exacto, que apenas se puede hablar de un diseño, y no porque éste faltase, sino porque más bien estuvo concebido para no llamar la atención. Lo mismo podría decir de la banda sonora: puntual, casi imperceptible, adecuada y proporcional con el estilo general de la puesta, que si tuviésemos que describirlo con una sola palabra me atrevería a decir que fue, o es, sencillamente, escrupuloso. Escrupuloso, sí, porque desechó todo lo superfluo valiéndose con precisión… yo diría que matemática, apenas de aquellos recursos mínimos, elementales, de los que no se puede prescindir porque sin ellos no habría espectáculo. Sólo de tal forma se podía llegar a un resultado tan arrasador, pues justo al centro de la escena y del escenario mismo quien estuvo todo el tiempo con su meridiana presencia no fue ni tan siquiera la actriz, no, sino los personajes que interpretaba y de los cuales salía y entraba con tal tino que el propio Brecht se habría quedado atónito de haber podido presenciarlo. Así de fascinados quedamos nosotros. A tal punto fluyó la comunicación con la Señora, que no pudimos dejar de sumarnos al coro de abuelas y abuelos que a viva voz cantó viejas canciones del más que olvidado, ignorado repertorio de principios del siglo pasado. Una clase magistral de dirección artística ofreció Urquijo a aquellos directores dados a los excesos en cuanto a uso y abuso de los recursos otros del teatro —ajenos al talento de los actores— que gustan de que su trabajo sea de notar. Otra clase magistral de actuación nos dio Graciela, quien sin apenas moverse del centro de la escena y valiéndose sólo, amén del texto, de su infinita expresividad gestual y facial, y de una voz que sin pretender excesos recorrió un registro sorprendentemente amplio, no nos consintió a los espectadores ni por un segundo pensar siquiera en el bostezo.

Al cabo de más de una hora y media, —no puede medir bien el tiempo pues casi olvidé que este existía—, luego del último monólogo, cuando todos estábamos en pie, aplaudiéndola delirantemente, con un ligero gesto nos acalló y nos pidió algunos minutos. Fue entonces cuando nos enteramos por su propia boca de su cercana amistad con nuestro Retamar, poeta de poetas, y a renglón seguido ¿recitó? ¿declamó? ¿dijo? no sé, el texto que puso colofón al espectáculo: Y Fernández, dedicado por el autor a su padre, y que con ese estilo “a lo Graciela Dufau”, entre coloquial y mágico, volvió a hacernos saltar de las butacas y aplaudir y llorar y reír cómo como sólo los locos, los enamorados o tal vez, ¿por qué no? los nietos y los abuelos saben hacerlo.

 

ACERCA DEL AUTOR

Jorge Alberto G. Fernández, La Habana, Cuba, 1971. Hizo estudios profesionales de inglés y veterinaria. Transitó por diversos grupos teatrales de aficionados de La Habana hasta 1995, cuando ingresa al grupo de teatro Jácara. En 1999, dirige y actúa en su primera pieza teatral, “Gisselle o El Bache” que obtiene un primer premio en el Encuentro municipal de escritores. En 2001, recibe premio con la obra “Habana – New York - ¿Habana?” así como con el cuento “El otro lado del espejo”, mención en el concurso internacional del website argentino El Escriba. Pone en escena en 2002 su obra “Quién es Usted” obteniendo un premio. Obtiene premio municipal con la obra “Deyanira” y estrena la puesta en escena de “La Moira”. Ha publicado “Opera Prima”, Editorial Extramuros, La Habana, 2003.