Miercoles 12 | Junio de 2024
Director: Héctor Loaiza
7.422.372 Visitas
Desde 2001, difunde la literatura y el arte — ISSN 1961-974X
resonancias.org logo
157
Arte
1 11 2010
Alberto Quintanilla: un pintor entre dos mundos

Para Alberto Quintanilla la respuesta es clara, pero no por eso fácil: "Aquí tenemos miedo a resbalarnos. Yo digo, resbalémonos por primera vez". Este pintor cusqueño ha hecho un largo recorrido por la pintura en nuestro país y fuera de él a punta de invocar las imágenes de su ciudad natal, en un lenguaje propio y único, que en su propia tierra le ha costado la soledad del profeta. Quintanilla, poseedor de un sentido del humor que aplica consigo mismo, radica en París hace cuarenta años. ¿Y qué es de su vida? "Acabo de posponer una exposición de grabado en Francia. Allá mantengo mi trabajo constante. No soy chofer de domingo, de esos que producen accidentes. Conozco mi motor, vivo de eso. Tengo tres hijos, mi esposa, mi casa y mi jardín. Los perritos no los tengo porque cuestan tanto como un hijo, tienen seguro y pagan impuestos; por eso sólo los pinto".

Sin embargo, no deja de visitar nuestro país por lo menos una vez al año y exponer donde tengan a bien invitarlo. Así, la Municipalidad del distrito limeño, Pueblo Libre, contó en julio del 2000 con una muestra suya, igual que la ciudad de Andahuaylas, donde fue invitado por el alcalde. "Vengo todos los años al Perú para tratar de difundir el arte. No veo por qué tiene que ser Lima el lugar en el cual todos los pintores depositan sus esperanzas, no sé si artísticas o de ventas. Yo trato de exponer en todas las provincias peruanas. Si lo hago aquí es porque me han invitado". La muestra en julio del 2000 se presentó en la nueva galería Sauce Alto del distrito de Monterrico.

Pese a lo dicho, hace tiempo que no expone en Cusco, por una posición crítica. "No es posible que digan por televisión 'conoce tu país primero' y le sea más fácil ir al Cusco a un europeo que a un peruano. Y además, si se trata de conocer el Perú profundo, no sé qué tanto de él encuentren ahí. Y esos monumentos que hacen... Para qué, si el Cusco ya es un monumento. Sí, estoy en contra de los chauvinistas, de aquellos que piensan que han hecho el Cusco, cuando desde la antigüedad la ciudad no ha producido nada moderno. Se ponen títulos rimbombantes y a este paso van a matar a la gallina de los huevos de oro".

¿Usted qué pinta? "Son mis fantasmas en el fondo, los saco y los hago vivir. Si no, viviría alienado. Todo lo que hago es en función del mito, la leyenda, creo que he nacido impregnado de eso. De las fiestas de santos, la diablada, el humo de los anticuchos, la gente que chupa, etc. Todo lleno de color. Yo no puedo huir de eso. Y por eso vuelvo siempre, para mirarlo, ver las caras. Nosotros no tenemos por qué copiar fórmulas ajenas, la abstracción, el surrealismo. Rilke. ¿Qué haces llevándoles a los europeos algo que ellos hacen hace tiempo y mejor? Yo, en cambio, les llevo olluquito con charqui, un plato anterior al Renacimiento. Nosotros podemos generar nuestra felicidad pero también nuestra desgracia, y esto último es lo que estamos haciendo".

acerca del autor
Alberto

Alberto Quintanilla, Cusco (Perú), 1934. Estudios en la Escuela de Bellas Artes de su ciudad natal y en 1959 en la Escuela Superior de Bellas Artes (ESBA) de Lima donde obtuvo una medalla de oro. Vive en París desde 1960. Pintor, escultor, ceramista y grabador, participó en las bienales de París, Venecia, Florencia, Berlín, Lujbliana en las cuales recibió diversos premios. Han adquirido sus obras los Museos de Arte Contemporáneo de Nueva York, París, Sao Paulo, Berlín, Cracovia y prestigiosos coleccionistas.