Sábado 13 | April de 2024
Director: Héctor Loaiza
7.194.979 Visitas
Desde 2001, difunde la literatura y el arte — ISSN 1961-974X
resonancias.org logo
157
Literatura
2 1 2015
Poemas de algunos miembros del movimiento Kloaka

Dalmacia Ruiz-Rosas (Lima, 1957)

EL LUGAR...
el lugar donde nos amamos parece un convento
custodiado por camiones del ejército el río
el mercado y palacio de gobierno unas fondas y bares
y nosotros y unos cuantos minutos que nos quedan
           fumándonos un cacho
somos nosotros y no lo siento real
el agua que nos peina carece de violencia
estamos envueltos en colores fascinantes
por un momento el cielo abría sus puertas
           ese fue el asalto.


Róger Santiváñez (Piura, 1956)

REFLEXIONES AL PIE DE LA TUMBA DEL LOCO VICHARRA
Cuando veo tu nombre en los periódicos
pienso en la muerte, en la sorda muerte
que no sabe, que no oye, que no
escucha, que es como latón oxidado
a mis preguntas: Por qué no hubo
alguien que te diera una sonrisa,
en vez de recluirte abruptamente
en el Reformatorio, cuando habías
robado 15 libras de la bodega,
de tu barrio por palomillada,
por jugarle una pasada al destino;
el destino es como un viejo caficho
que nunca da la cara. Y así fuiste
perfectamente destruido en Maranga,
y allí, tampoco hubo nadie que
te hablara, porque los cancerberos
de todo Reformatorio, Cárcel, Asilo, Manicomio
son lo mismo: la enfermera antihumana
de Atrapados sin Salida-Pero tú
no eras Jack Nicholson interpretando
un papel, sino José Asunción Vicharra
Sánchez, un muchacho de la esquina,
al que ¿cómo recluyen? para hundirlo
más y más: De palomilla a Enemigo Público N° 1.
Ya el abandono posterior, la sociedad te dio la
espalda y no supiste sino alcoholizar tu
dolor, buscar una música entre la jerga del choro,
porque nadie quiso mirarte sino de soslayo,
murmurando basura, lumpen, ratero, asesino
y allí sí que todo fue irreversible;
después del primer disparo ya no hay
regreso posible, además, regreso ¿adónde?
si todos los corazones te fueron cerrados
si en cada recodo de tu vida, justo
en el momento en que necesitaste
una mano, nadie te la quiso dar,
por eso yo ahora te ofrezco la mía
aunque ya sea el reyno de la muerte
aunque quede tendida en el vacío
como la sensación final de este
canto de rebeldía.


José Alberto Velarde (Puno, 1957)

MI POEMA
Eres precisamente aquella persona que ha tenido acceso
a la comodidad y a la cultura de serie
y obras desde tu propia crisis
como mentor del movimiento.
Eres aquel que ha saboreado alguna vez
la fuerte impresión que supone haberse asomado sin poder por el momento
 /salir del plano del espectador
de toda una serie de manifestaciones
AUTENTICAS DE LOS HUMANOS
Eres aquel que advierte la servidumbre
que supone un estilo impuesto
aunque no sepas exactamente por qué ni por quién
Eres aquel que advierte en tu día
el drama de lo cotidiano
y te sabes hijo de esta sociedad decadente
y te sientes culpable al serlo
y ¡qué curiosa burla!
eres educado en una vertiente intelectual
y te ves incapacitado de tratar
de tú a tú a tu pueblo llano
a los restos que de él quedan
Eres el que la sociedad actual no dejó madurar
AFORTUNADAMENTE
Eres hasta ahora inconexo
de objetivos anticapitalista
y de ideología aún no definida
difícil mezcolanza de
Marx Buda Senda Zen Tercer Mundo Poder Cholo
Y ni el mismo monstruo capitalista
tiene actitud clara ante tu movimiento
pero te está viendo peligrosamente cerca
te siente en el seno mismo de las fisuras
que ellos a dentelladas han trabajado
por eso tu dionisiaca presencia
sale de la realidad misma.


Domingo de Ramos (Ica, 1960)

COMO UN MAR ENCALLADO EN EL DESIERTO
Todo está rodeado
Ves hijo naciste cuando el sol era más pequeño
que tu cuerpo
Cuando veías que la tarde se iba
y tu madre llegaba como una ronca respiración
para darte la leche de etiqueta roja
que lactabas como si fueran los pechos de tu madre
Ah hijo viniste justo cuando las esteras ardían
de calor y las banderas aún flameaban dándote la bienvenida
Ahora tienes 15 años
                   y no has estudiado
pero es como si lo
hubieras hecho
           levantando construcciones
                     cazando pájaros
corriendo por las playas como una quilla con las olas
pescando en la madrugada
                        trayendo flores en invierno
vendiendo en agosto
          Ahora hijo todo está rodeado
rodeado de alambres con piltrafas de aves
que como un oleaje te arrebataron el aliento
en una noche tan distante de la noche en que naciste
mientras yo estaba arrastrando la carretilla azul
                        ¿recuerdas?
como el Titanic que viste en la televisión
que se hundía y tú te ahogabas de sopor con la fiebre
de la arena sobre tus desnudos pies.
Ahora todo está rodeado. Menos donde descansas. Tus huellas
se han perdido. En la falda del cerro unas lagartijas juegan
haciendo hoyos y bajo la solitaria cruz
hay una voz de conchas marinas que silban
entre las rocas. Más abajo mucho más abajo la casa
que a la distancia verás
como un mar encallado en el desierto.